Música popular. El fin del "paraíso del catálogo"