Jack Johnson trajo un poco de arena y mar al cemento porteño