Mischa Maisky, un estilo más allá de los materiales

"Bach fue un gran romántico", dice
"Bach fue un gran romántico", dice Crédito: Gentileza Nuova Harmonia
El violonchelista habla sobre la influencia de Bernstein antes de presentarse en el Coliseo; un maestro del romanticismo
Pablo Gianera
(0)
5 de noviembre de 2019  

Esa idea de que el estilo no es la consecuencia de una manipulación de los materiales (musicales, pictóricos, lingüísticos), sino que deriva más bien de una visión más amplia de las cosas tiene en Mischa Maisky un ejemplo bastante irrefutable. La continuidad entre su manera de tocar el violonchelo y su manera de hablar se impone como una necesidad: el gesto amplio, la prodigalidad en el vibrato, una expansión que parte de la confianza de una identidad entre lo que dice y lo que será escuchado. En esto se parece a uno de sus mayores cómplices musicales: Leonard Bernstein.

"Bernstein fue no solamente uno de los más grandes músicos, sino una de la más grandes personalidades que tuve el privilegio de conocer -explica Maisky antes de su nueva actuación en Buenos Aires-. Es una de las razones por las que seguí dedicándome a la música. Hay muchas otras: Rostropovich, Pablo Casals, Martha Argerich. Pero con Bernstein toqué muchos conciertos e hice tres grabaciones. Era un enorme intelectual, director y compositor. Muy intelectual y muy emotivo, y todo en un equilibrio perfecto". No es fácil calcular el grado en que un director incide en un solista; puede no ser -y sin duda no lo es- una cuestión de soluciones técnicas, sino de enfoque. "Yo no diría que aprendí de su manera de dirigir, sino de su manera de hacer música -dice Maisky-. Bernstein tenía una actitud que influía sobre uno: cada concierto en el que uno tocaba tenía que ser el concierto más importante de la vida. Eso, y una generosidad emocional".

Para Maisky, la intensidad no es de dirección única. "Creo que parte viene de eso que se llama inspiración, pero no sería nada sin el público. El mayor privilegio consiste en esa comunicación, y me parece que la inspiración proviene también de ahí", dice.

El viernes, con Raoul Grüneis al frente de la Orquesta Sinfónica RTV Eslovenia, Maisky hará el Concierto para violonchelo y orquesta en la menor, op. 129 de Robert Schumann, en un programa que se completa con la "Obertura La novia vendida", de Smetana, y la Sinfonía Nº 4 de Brahms. Más que para cualquier chelista, el concierto de Schumann es una especialidad de Maisky, una pieza en la que parece sentirse en casa, del mismo modo que, por el anverso, se siente en casa con Bach. "Desde luego que hay muchas diferencias entre los dos; diferencias técnicas y de estilo. Pero hay un diálogo de épocas. Y yo disfruto ese desafío. En cuanto al de Schumann en particular, no es solamente uno de los más hermosos conciertos para chelo, sino también uno de los más difíciles, en especial el último movimiento".

Esto no es una casualidad: el romanticismo es el corazón del repertorio de Maisky, y los es de una manera muy singular; es decir, lo es por su manera de abordar incluso repertorio que no es cronológicamente romántico, pero que admite una lectura en ese carácter. "Nunca toque música que no me gustara. Eso para empezar. Vladimir Horowitz dijo que toda música es romántica. Siempre estuve de acuerdo con esa idea. Tocar de una manera romántica quiere decir tocar con sentimiento, con emoción, y la gente del siglo XVIII sentía con la misma profundidad que la gente de hoy. Yo diría que, en cierto modo, Bach fue un gran romántico de su época".

De dónde procede la emoción es ya una cuestión más ardua. Emoción no es lo mismo que drama, pero la vida de Maisky -con su reclusión en campos y sus efectos psíquicos- tuvo un poco de todo. Él no lo ve así. "Hubo momentos duros, es verdad, como la época en la Unión Soviética. Pero retrospectivamente no veo nada de qué lamentarme. Fui un hombre feliz".

Para agendar

Mischa Maisky (Chelo) y Orquesta Sinfónica RTV Eslovenia

Obras de Smetana, Schumann y Brahms

Temporada de Nuova Harmonia

Viernes, a las 20.30.

Teatro Coliseo, Marcelo T. Alvear 1125.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.