Músicos en casa: "Necesito interacción con el público", dice Paula Maffía

Paula Maffía en uno de los espacios de su casa donde compone. La artista extraña mucho tocar en vivo. "Yo ya no aguanto más", dice
Paula Maffía en uno de los espacios de su casa donde compone. La artista extraña mucho tocar en vivo. "Yo ya no aguanto más", dice Fuente: RollingStone - Crédito: Eugenio Mazzinghi
Emilio Zavaley
(0)
17 de junio de 2020  • 12:46

"Tuve que reinterpretar mis celebraciones", dice Paula Maffía, quien en la cuarentena tuvo que dejar de lado los festejos que quería hacer por sus 20 años de carrera y ella cumplió años. "Me hice un asado para mí sola. Fue maravilloso y también fue de las cosas más tristes que me pasaron".

Maffía asegura que, en este tiempo, cortó por completo con su actividad y se entregó al ocio sin pensarlo, totalmente opuesto a la productividad casi 24x7 que tenía antes de la cuarentena. "Llevo una vida que creo que la última vez que la tuve fue a los tres años", dice. Pero también es cierto que participó de shows en streaming, programas radiales o lecturas de sus poemas. "Llegué a preguntarme qué podría hacer si sigue este estado. Me di cuenta que quiero volver a la radio y que quiero hacer otro libro. Exploré formatos".

El sucesor de Polvo (2019) también estuvo presente en su cabeza. "Tengo 12 canciones abiertas y, en la punta de la nariz, cómo va a oler mi próximo disco. Tengo ideas, tengo sabores, tengo sensaciones; me falta poblar un poco ese imaginario", cuenta. "Yo podría apurarlo, pero qué mejor cosecha que la que se deja madurar con el tiempo".

Maffía aprovechó el parate para trabajar en nuevo material: "Tengo 12 canciones abiertas y, en la punta de la nariz, cómo va a oler mi próximo disco"
Maffía aprovechó el parate para trabajar en nuevo material: "Tengo 12 canciones abiertas y, en la punta de la nariz, cómo va a oler mi próximo disco" Fuente: RollingStone - Crédito: Eugenio Mazzinghi

En cambio, hay algo dentro de Maffía que no puede esperar mucho tiempo más y son las ganas que tiene de volver a tocar en vivo. "Yo ya no aguanto más. Por eso a veces me desbordo y subo un video a las redes... necesito interacción con el público que es una fuente de afecto muy grande. Porque hay afectos que ya damos por sentados como la familia, amigos y los romances, pero el intercambio que tengo con mi público es muy fuerte y muy grande", dice y agrega que también extraña "la liturgia en una noche de show": "Mis favoritas son cuando toco en lugares independientes, para no tanta gente. Quizás pueden ser 200 o 300 personas, pero tuve muchísimo contacto con todos ellos y con toda la gente que participó del show. La punta del iceberg es la banda arriba del escenario, pero hay alguien que hace producción, otro que hace luces, alguien que saca fotos, alguien que hace la prensa y hay gente que sostiene los espacios culturales; hay una construcción colectiva. Cada show es volver a bailar la danza de ese ritual hermoso, la comunión que tiene la autogestión".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.