Pearl Jam brilla con bronca en 'Gigaton', su nuevo disco

El primer disco en siete años de la banda es un ejemplo admirable de grunge maduro
El primer disco en siete años de la banda es un ejemplo admirable de grunge maduro Crédito: Danny Clinch
Kory Grow
(0)
28 de marzo de 2020  • 16:33

Pearl Jam - 'Gigatón'

Cuatro estrellas

Roger Daltrey, de The Who, uno de los ídolos de Eddie Vedder, alguna vez dijo que el secreto para que "My Generation" mantuviera su vigencia en vivo, medio siglo después de haber sido compuesta, no pasaba por transmitir la ostentación arrogante de la canción, sino por canalizar su bronca de manera creíble. Es un concepto que Vedder seguramente apoyaría; la ira del líder de Pearl Jam siempre conservó su llama (este es un tipo que alguna vez expresó su enojo porque la gente ya no escuchaba tantos vinilos). Pero, ahora que hamadurado, la bronca juvenil que animaba la época dorada de PJ se transformó en una indignación adulta prolijamente pulida.

En Gigaton , el primer disco de Pearl Jam durante la presidencia de Trump, el grupo mezcla la angustia deprimente de "Jeremy" y "Alive" con suavidad e incluso atisbos de esperanza. Si bien Trump no es el único foco del disco, Vedder le otorga mucho espacio al presidente ("una tragedia de errores", en palabras de EdVed).

En "Quick Escape", un himno con un riff con un eco estilo U2, Vedder cuenta detalles de su viaje "para encontrar un lugar que Trump no haya jodido todavía". En "Seven O'Clock", con influencias de Springsteen, menciona a los líderes indígenas Sitting Bull y Crazy Horse, míticos insurgentes que se opusieron al gobierno de Estados Unidos, y llama al presidente "Sitting Bullshit". Elogia al personaje inspirado en Trump de la novela satírica de Sean Penn, Bob Honey Who Just Do Stuff, en "Never Destination", y ofrece una imagen desoladora en el tema con tintes de góspel que cierra el disco, "River Cross".

Aun así, si el Vedder de hace 20 años habría gritado su tristeza, el de Gigaton sabe mantener su tranquilidad. El primer tema, "Who Ever Said", funciona como un mantra de esperanza: "La persona que dijo que todo estaba dicho sacrificó la satisfacción", canta Vedder. La música misma puede parecer sorprendentemente alegre; desde la extraña "Dance of the Clairvoyants", con tonos electrónicos y bailables, hasta el imponente grunge estilo Soundgarden "Take the Long Way".

En su primer disco desde 2013, hay una gran atención por los detalles sonoros y emocionales, por los juegos de luces y sombras musicales, lo cual refleja su largo período de gestación. El disco está organizado con los temas más rockeros al principio y las canciones más meditativas hacia el final, como si el grupo estuviera exhalando. Así, Gigaton es un documento que prueba que la profunda insatisfacciónde Pearl Jam sigue brillando como siempre.

Por: Kory Grow

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.