Música. Pifies que empañan lo que debería ser una fiesta