Stefano Bollani: el italiano que soñaba ser Adriano Celentano se convirtió en un celebrado músico de jazz

Dos conciertos en el marco del festival Verano Italiano. El viernes el pianista italiano Stefano Bollani tocará su disco brasileño en el Teatro Coliseo; el domingo, música sinfónica en el CCK
Dos conciertos en el marco del festival Verano Italiano. El viernes el pianista italiano Stefano Bollani tocará su disco brasileño en el Teatro Coliseo; el domingo, música sinfónica en el CCK
Mauro Apicella
(0)
15 de junio de 2018  

El hombre que de niño quería ser Adriano Celentano y se convirtió en uno de los pianistas más llamativos del jazz actual está de vuelta. En los últimos doce años el italiano Stefano Bollani vino al menos cinco veces a la Argentina. Pero ninguna en una visita tan ecléctica como ésta. Dará dos conciertos. En uno presentará un proyecto de música del Brasil con músicos brasileños; en el otro, una obra sinfónica de su autoría que sonará por la muy original Orquesta Sin Fin.

El gran trompetista Enrico Rava fue el primer socio musical con el que hace más de una década Stefano llegó por primera vez a Buenos Aires. Tocaron en el Teatro Coliseo, el mismo escenario donde estará hoy, pero con un plan totalmente distinto. Su relación con la música del Brasil tiene varias décadas aunque el primer proyecto concreto fue Carioca, que publicó en 2009 con temas tradicionales del Brasil, con otros menos difundidos y con alguna pieza propia, como "Il Domatore Di Pulci", que rítmicamente lo lleva desde Italia a ese país a través de un título ("El domador de pulgas" significa en castellano) que también sugiere otra faceta de este músico, su perfil escénico y lúdico. Quizás como ese conductor de televisión que suele ser por temporadas en su Italia natal.

Stefano Bollani, el domador de pulgas - Fuente: YouTube

03:02
Video

¿Ha podido domar a la música del Brasil? Se podría decir que sí, pero además se puede decir se ha proyectado artísticamente, también, desde esas músicas. Su actual proyecto es un nuevo disco, Que Bom, donde participaron colaboradores del disco anterior (Jorge Helder, Jurim Moreira, Armando Marça y Thiago da Serrinha) e invitados ilustres (Caetano Veloso, João Bosco, Jaques Morelenbaum y Hamilton de Holanda). Este proyecto es la progresión del segundo.

"Me enamoré de la música del Brasil a los 15 años. Fue entonces que comencé a tocarla. Primero la bossa, luego escuché a Caetano, Chico y Gilberto. Fue algo similar a lo que ocurrió con el tango, cuando comencé a escuchar la música de Piazzolla. Después descubrí al resto. En cuanto Que Bom, sin duda que es una especie de continuación. Los dos discos fueron grabados en Río de Janeiro con la misma sesión rítmica. La principal diferencia es que mientras que en el primero grabamos música brasileña en este caso tomé temas de un muy joven compositor italiano contemporáneo, que soy yo", dice con mucha seriedad, pero luego sonríe.

Stefano Bollani: la conexión Brasil - Fuente: YouTube

03:59
Video

La música es algo bastante lúdico para Stefano, incluso hasta cuando habla. Es difícil situarlo en un lugar entre la expresión académica y la popular cuando uno de sus conciertos puede incluir clásicos de la música brasileña o del tango, temas propios o improvisaciones sobre un "hit" de Mozart. "Actualmente no puedo dividir la música por géneros. Uso los términos para hablar, pero no pienso en esos términos al pensar en la música que hago. No necesito decir «con esta música me siento como en casa», tampoco tengo que elegir entre pop o rock. Solo podría decirte que me siento como en casa cada vez que puedo improvisar. Aún cuando toco con orquestas sinfónicas necesito improvisar en algún momento. Por eso diría que no tiene que ver con qué tipo de música me siento más a gusto o con qué compositor me siento más inspirado sino con la improvisación. Porque la improvisación me significa estar haciendo música en tiempo presente. Significa hacer algo que uno no traer preparado de casa y te permite ser vos en ese momento. Y a la vez es el mayor desafío, el de no pensar qué hay atrás y que viene por delante."

¿Y qué se siente cuando en un concierto con otro músico el que está acompañando su solo es un como Chick Corea? Porque ha tenido esa oportunidad. Stefano larga una sonrisa de satisfacción al escuchar ese nombre: "Es uno de mis héroes musicales y uno de los mejores amigos que uno puede tener sobre el escenario. Porque es un músico que está escuchando todo lo que uno está tocando y respondiendo a lo que está sucediendo. Es como un bebé porque vive enamorado de la música y puede estar todo el tiempo hablando de música con otra gente. Y eso es lo que más me sorprende de Chick. Yo no hablo tanto de música. Frank Zappa decía "Writing about music is like dancing about architecture" –dice, y vuelve a sonreír–. Yo trato de ir generalmente a los conceptos simples. Es más interesante que pueda tocarlos en vez de hablar sobre ellos".

Si hay algo para decir, Bollani lo dice en canciones. Porque también ha indagado en el terreno de los cantautores y publicado temas como "Arrivano gli alieni" (llegan los alienígenas). "Sí , a veces tengo algunas cosas que quiero decir. En ese caso un libro no era el formato que me pareció adecuado y una canción me resultó mejor".

Bollani dice que no tiene un plan hacia donde dirigir su música. Solo una agenda con conciertos próximos en Asunción, buenos Aires, Ciudad de México y luego Cuba, para un dúo con Chucho Valdés, a quien conoció en Italia, cuando lo invitó a tocar en su programa de televisión. De su agenda porteña, el concierto brasileño de este viernes a las 21, en el Teatro Coliseo, Marcelo T. de Alvear 1125, y el Concerto Azurro será el domingo, a las 20, en el CCK, Sarmiento 151.

Stefano Bollani
Stefano Bollani

El segundo concierto de Stefano será con la Orquesta Sin Fin, una agrupación de características sinfónicas pero que no responde al formato de las orquestas tradicionales por su alta ductilidad. "Ya la había escuchado y me genera mucha curiosidad lo que pueda pasar el domingo. Mi Concerto Azurro está escrito para orquesta sinfónica pero en este caso se va a utilizar un seteo distinto y otra clase de músicos. Fue escrito para músicos clásicos y en este caso podremos improvisar como una banda, por eso vamos a tener un tipo de concierto diferente".

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.