Clásica. Steve Reich, de estreno