Toca el trompetista Gustavo Bergalli

(0)
21 de diciembre de 2001  

De los músicos argentinos que viven en el exterior, el trompetista Gustavo Bergalli es uno de los que más actividad desarrollan. Residiendo en Estocolmo, este intérprete y compositor trabaja en varios proyectos de manera simultánea, lo que lo convierte en una suerte de músico itinerante.

Mientras se lanzó a una gira europea con la Stockholm Jazz Orchestra, de 18 músicos, con un repertorio de tango y dirigida por Carlos Franzetti, tiene un quinteto de tango; rearmó su quinteto de bop, con el cual ya está trabajando, y a su regreso a Suecia le espera el comienzo de una gira con el baterista Adam Nussbaum.

Respecto de la orquesta de jazz que interpreta tango, Bergalli señala que es un proyecto que presentó y que plantea una manera singular de hacer la música de Buenos Aires.

A poco del lanzamiento señala que como cantante, al comienzo de las actuaciones, estuvo como invitada Susana Rinaldi en tanto que los solistas fueron el guitarrista Juan José Mosalini y Bergalli; más adelante Mosalini fue reemplazado por Walter Ríos.

"La orquesta está teniendo éxito en su propuesta; generó un claro interés y nos alienta a mantener esta propuesta. En la primera parte de las actuaciones tocamos Franzetti, Ríos y yo, y la verdad es que se construye un clima delicioso", señala Bergalli en una entrevista con LA NACION.

Invitados y amigos

Bergalli comienza hoy, a las 22.30, en Notorious (Callao 966), una serie de presentaciones, cada viernes, con el Negro González en contrabajo, Pocho Lapouble en batería, Marcelo Mayor en guitarra y Norberto Machline en teclado.

"Este año no haremos un repaso de standards, sino que venimos con la propuesta de interpretar obras de tres autores. Del repertorio de Ellington haremos piezas movidas, algo de ese swing; con Legrand, obviamente será la parte de baladas; de Hancock tomaremos su época más funk", explica este trompetista que se fue de la Argentina en agosto de 1975 para convertirse en músico de comedias musicales en Estocolmo.

Recuerda el clima opresivo de aquellos tiempos y que recibió la oferta laboral de muy buen grado. "Acababa de tocar en un grupo con el negro Rada que se llamaba S.O.S. y salió está oportunidad", añade.

Los primeros años fueron extremadamente difíciles. "Yo soy un músico de jazz y en Suecia la tradición jazzística es fortísima; en 1931, Armstrong ya tocaba allá. Ese país, además, albergó a músicos como Dexter Gordon. Allí el jazz es la música nacional y tiene un apoyo importante por parte del Estado", dice Bergalli.

Pero él era músico de comedias musicales. Frente a esta situación decide ir a practicar entre tres y cuatro horas diarias a la Federación Sueca de Jazz. "Estuve meses así, hasta que un día se produce una vacante y me invitan a tocar una noche. Fui y al final del concierto me contrataron", recuerda.

Señala que en esos tiempo el trompetista argentino Américo Belloto residía en Estocolmo y lo ayudó sobremanera. Tras tocar en la orquesta de jazz de Radio Estocolmo, con solistas de la envergadura de George Russell y Phill Woods, Bergalli arma su primer quinteto, con el cual estuvo más de diez años.

-¿Qué estilo de jazz hacía en ese quinteto?

-Un bop con color escandinavo.

-Color escandinavo...

-Es una forma jazzística más abierta y liviana; el beat tan presente, aunque hay un pulso, pero no se sostiene de manera tan enfática, por lo menos no como en el mainstream de Nueva York. Es más aéreo.

Con este grupo vino a mediados de los ochenta a Buenos Aires, desde donde siguió en una pequeña gira por Uruguay, Paraguay y Chile.

Con el grupo formado por el excelente trompetista brasileño Claudio Roditi, el pianista Klaus Ignatzek, el contrabajista belga Jean-Louis Racinfosse y el baterista Bruno Cartelucci grabó 11 discos en trece años.

Recuerda que también trabajó en "To Dizzy with Love", una banda con músicos de la talla de Danilo Pérez, Hank Jones, que lo reemplazó, Milt Jackson, Jimmy Heath, Phill Wood, James Moody, Slide Hampton, Jon Faddis, Rewd Rodney, Lewis Nash. "Entré para reemplazar en la gira a Freddie Hubbard y me quedé."

Bergalli se muestra optimista sobre el proyecto que tiene en Buenos Aires de hacer temas de tan sólo tres autores. "Esta elección, que no es definitiva, espero que haga un repertorio más sólido, pues contiene baladas, swing y algo más moderno como el funk", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.