Todavía cantamos, tras un año difícil

Entre impuestos y crisis de ventas, la industria musical se las ingenió para desarrollar mucha actividad y para generar novedades
(0)
28 de diciembre de 2001  

  • Cambios de hábito. La industria de la música debió enfrentar varias dificultades durante 2001. En mayo, el aumento del IVA a todos los espectáculos modificó las reglas del juego. En agosto se sumó la crisis de Musimundo, principal cadena de disquerías del país. Surgieron así nuevos puntos de venta: los quioscos de revistas ofrecieron CD y algunos locales de la librería Yenny abrieron espacios para la música.
  • Folklore. La música nativa mostró dos corrientes que van en los últimos años por caminos distintos. Propuestas como las de Soledad y Los Nocheros (los últimos con nuevo disco y gran éxito en el Luna Park) que mantienen su público a pesar de que dejaron de ser novedad. En paralelo crece un nuevo movimiento de la canción popular, más interesante y novedoso, en parte expuesto en el segundo encuentro Músicas de Provincia, que se realizó en centros culturales de la capital y se repitió en provincias como Tucumán, Neuquén y Córdoba.
  • Homenajes. Fue el año del reconocimiento a los maestros del género popular con discos y recitales. Se editó y presentó en el Teatro Cervantes el álbum tributo a Atahualpa Yupanqui, "Yo tengo tantos hermanos", dirigido por Víctor Heredia y con la participación de León Gieco, Mercedes Sosa y Pedro Aznar, entre otros. Se cumplió el primer aniversario de la muerte del Cuchi Leguizamón y fue recordado con un ciclo de recitales. También fueron importantes los reconocimientos al tucumano Rolando "Chivo" Valladares y a Sixto Palavecino en la película "La savia del algarrobo": dos leyendas vivas.
  • Arranque tanguero. Los tangueros también se decidieron a ampliar el catálogo discográfico con publicaciones independientes. Y mientras que el área de cultura del gobierno porteño optó por poner énfasis en el tango-danza durante el Festival de Buenos Aires de febrero, el hecho más destacado lo dio la juvenil orquesta típica El Arranque, que actuó junto a Wynton Marsalis en el Lincoln Center neoyorquino.
  • Boca a boca. El músico jujeño Tomás Lipán generó uno de los fenómenos más interesantes, dentro del folklore local. Su ciclo Demasiado corazón, en el Complejo Cultural Cátulo Castillo, comenzó en abril y se extendió hasta diciembre por la demanda del público. La sala, de 400 localidades, tuvo que colgar varios fines de semana el cartel de "localidades agotadas".
  • Con la pluma y la palabra. Este fue el año de los nuevos compositores dentro de la música popular. A la salida del disco del mendocino Fernando Barrientos se sumó el afianzamiento de la obra del santiagueño Duende Garnica. El compositor testimonial fue grabado por Mercedes Sosa y apadrinado por León Gieco. También participó con seis temas en el último disco de Claudio Sosa, "Flores y ayuno".
  • A 25 años del golpe militar. Joan Manuel Serrat, Pablo Milanés, Jaime Roos y Víctor Heredia participaron en el recital convocado por las Madres de Plaza de Mayo, Línea Fundadora, al cumplirse 25 años del golpe militar del 24 de marzo de 1976. Fue visto por una multitud que llenó el estadio de Ferro, a pesar de la lluvia.
  • Uruguayos. Jaime Roos volvió con todo su talento y el CD "Contraseña". Rubén Rada, con el furor de su último álbum (el mayor suceso de ventas de su carrera), y Jorge Drexler surgió como una novedad y tuvo gran éxito. Dentro de la estética murguera, además de las habituales visitas de Falta y Resto, llegaron los Diablos Verdes y Contrafarsa. Por el lado rockero, se acentuó la presencia de grupos como La Vela Puerca, Cuarteto de Nos, Buenos Muchachos, La Tabaré y Supersónicos.
  • Fiebre balcánica. Goran Bregovic y Emir Kusturica despertaron un gran fervor por la música balcánica. El primero, ex compañero de Kusturica, se transformó en la figura del III Festival Internacional de Buenos Aires con su Orquesta de Bodas y Funerales, integrada por un coro masculino de Belgrado, las Voces Búlgaras, un grupo de cuerdas y una banda gitana. En tanto, la No Smoking Orchestra, con Kusturica a la cabeza, generó una auténtica fiesta en sus presentaciones en La Trastienda, con su mezcla de rock, punk y sonidos gitanos. La semana Kusturica se completó con una charla del cineasta yugoslavo en el Malba y el estreno de "Super 8 stories".
  • La avanzada brasileña. Esta temporada llegaron casi todas las expresiones musicales del Brasil. Algunos ritos se repitieron, como la presencia de los inigualables Joao Gilberto y Caetano Veloso, a los que se sumaron Milton Nascimiento y Gilberto Gil, Sebastián Tapajos, Jaques Morelenbaum y Egberto Gismonti. Las nuevas propuestas llegaron con Marisa Monte, Daniela Mercury, Adriana Calcanhoto, Moreno Veloso, Virginia Rodriguez y Vitor Ramil.
  • Cumbia villera. Fue el fenómeno más controvertido del año. Sin el liderazgo de Rodrigo, el cuarteto pasó a un segundo plano y la cumbia villera, con sus letras provocadoras, salió del gueto de las villas hacia los medios y boliches de moda. A los simbólicos Flor de Piedra, Yerba Brava, Meta Guacha y los Pibes Chorros se sumaron los raperos de Bajo Palabra. Pero fue Pablo Lezcano, inventor del género y creador de los hits de varios grupos, quien, con Damas Gratis, se transformó en una de las agrupaciones más populares y cerró el año con un concierto en el Luna Park.
  • Siempre vigentes. Sandro volvió con una maratón de más de 30 recitales en el Gran Rex y publicó su último CD, "Para mamá". Luego de varios años alejado de los estudios, León Gieco arrancó el año con un álbum doble de inéditos junto a artistas invitados. Ganó el premio Gardel de Oro y más tarde publicó el CD "Bandidos rurales". Charly García festejó sus 50 años con un concierto único en el teatro Coliseo.
  • El dolor. Grandes figuras de la música fallecieron este año, dejando un vacío y una herencia. Entre ellos, George Harrison, Charles Trenet, Lalo de los Santos, Joey Ramone, Joe Henderson, Marty Cosens, Oscar Cardozo Ocampo, Mario Arnedo Gallo, Roberto Abalos y Gilbert Becaud.
  • Redondos. Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota eligió Montevideo para la presentación de su nuevo álbum, "Momo sampler". Actuaron el 22 y el 23 de abril, en el estadio Centenario, y demostraron su tremendo nivel artístico. El 4 de agosto se presentaron en el país, en un estadio de la capital cordobesa, frente a 40.000 personas. Se esperaba para diciembre una nueva actuación, en Santa Fe, pero fue postergada y no hay aún nueva fecha.
  • El rock de estadio. Tras los Redondos, las bandas más convocantes del rock local fueron La Renga y Los Piojos. El grupo de Mataderos se presentó en el estadio Huracán, el 19 de mayo, ante 30.000 personas. Unos meses después actuaron durante dos fines de semana en el estadio Obras, sin publicidad y recurriendo al boca a boca. Los Piojos cerraron el año con dos shows, en Atlanta y Huracán, y se confirmaron como una de las bandas favoritas del rock local.
  • Las visitas. Como rebote del Rock in Rio brasileño, en las primeras semanas del año se presentaron en Buenos Aires Neil Young, REM (que adelantó en vivo temas de su hermoso álbum "Reveal"), Beck, Oasis, Red Hot Chili Peppers y Sting. Para el resto del año quedaron el ex Dire Straits Mark Knoplfer y Eric Clapton, que actuó el 6 de octubre en River. La electrónica tuvo su gran año con la presencia de Howie B, Fatboy Slim y Perry Farrell, devenido en DJ.
  • El rock crecido. Bob Dylan cumplió 60 años y demostró estar más en forma que nunca. En marzo ganó su primer Oscar por el tema "Things have changed", de la película "Fin de semana de locos"; en septiembre editó su nuevo trabajo, el excelente "Love and theft", en el que confirma su status de artista imprescindible. U2 dejó los devaneos electrónicos y volvió al formato clásico de banda de rock con "All that you can´t leave behind". Sobre fin de año editaron sus discos solistas Mick Jagger y Paul McCartney. En el plano local, Spinetta presentó las hermosas canciones de "Silver sorgo" y Cerati, mientras trabaja en el sucesor de "Bocanada", grabó con una orquesta sinfónica.
  • El año del jazz. Quizá por convertirse en una moda, este género mostró casi un 50% más de shows nacionales y una fuerte presencia de artistas extranjeros. El mayor fracaso fue la suspensión del Festival Internacional de los Siete Lagos, que, organizado por el Estado, tuvo la suerte de todo proyecto oficial: su postergación. En cuanto a la música editada, no corrió mejor suerte que el folklore y el tango, donde la mayor parte de las ediciones son independientes. La temporada comenzó en febrero con el Telecom Jazz Festival, que trajo desde los Estados Unidos al saxo tenor Dewey Redman y desde Río de Janeiro al quinteto Jobim-Morelenbaum. Respecto del circuito de shows locales, la particularidad mayor resultaron ser loshappy hoursy los restaurantes animados con jazz. Las visitas internacionales fueron una presencia permanente: Michael Brecker Quartet, Chucho Valdés Quintet, Lee Konitz Trio, Marc Ribot y sus Cubanos Postizos, los portugueses Maria Jo‹o y Mario Laginha, Roy Haynes Trio, Joshua Redman, el tecladista Andy Milne, Al Di Meola, Maceo Parker, el cantante Jimmy Scott, Nicholas Payton, el saxofonista inglés Courtney Pine y el último, el exquisito Kenny Barron.
  • Revelaciones del año. En jazz: el trompetista Guillermo Calliero y la cantante Delfina Oliver. En el rock: Mimi Maura, Leo García y Natas; mientras que Catupecu Machu logró realizar su primer Obras. En el tango: el violinista Ramiro Gallo y en el folklore, Irupé Tarragó Ros.
  • Los elegidos de LA NACION

    Discos del año

  • “Gorillaz”, por el grupo del mismo nombre
  • The Strokes: “Is this it?”
  • Super Furry Animals: “Rings around the world”
  • Brad Mehldau: doble CD en vivo
  • La Renga: “Insoportablemente vivo”
  • Walter Malosetti: “Grama”
  • Moreno Veloso: “Maquina de escrever música”
  • Manu Chao: “Estación Esperanza”
  • Claudio Sosa: “Flores y ayuno”
  • La Posta: “Esfera”
  • Lilián Saba-Nora Sarmoria: “Sonideras”
  • El Arranque: “Cabulero”
  • Daniel Binelli: “El bandoneón”
  • Los mejores shows

  • Neil Young, REM y Beck en el Buenos Aires Hot Festival
  • The Wailers en Hangar
  • Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en Córdoba
  • Emir Kusturica & The No Smoking Orchestra en La Trastienda
  • Ute Lemper en el Gran Rex
  • Mercedes Sosa en Santa Catalina (Jujuy) en el cierre de Argentina en Vivo
  • Dúo Coplanacu en el Teatro Coliseo
  • Leopoldo Federico en el Teatro Alvear
  • Sexteto Mayor en La Trastienda
  • Michael Brecker Quartet en el Sheraton Hotel
  • Ricardo Cavalli Cuarteto en Notorious
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.