Veinte años de un disco libre y experimental

Sebastián Ramos
(0)
17 de mayo de 2019  

"En esa época estábamos desquiciados". Cada vez que se les recuerda la grabación de Siempre libre, los Turf tienen la misma respuesta. En 1999, la banda de Joaquín Levinton, Leandro Lopatín, Carlos Tapia, Fernando Caloia y Nicolás Ottavianelli tenía apenas 20 años y venía de un exitoso debut discográfico (Una pila de vida), con el que habían ingresado en la escena del rock local con jovial altanería. Así y todo, la banda se quedó sin sello y sin presupuesto ni apoyo externo, y se lanzó a grabar su álbum más experimental y ambicioso, en busca de cierta introspección personal y musical. El mismo álbum que, veinte años después, tocarán de principio a fin mañana, a las 21, en Niceto Club, Niceto Vega 5510.

Siempre libre no solo fue un volantazo psicodélico en el sonido de Turf, sino que certificó el padrinazgo de Charly García para con la banda, participando en una de las canciones ("Esa luz") y contó también con la producción de un veinteañero Coti Sorokin. "Fue uno de los primeros discos que me puse al hombro con presupuesto cero, tratando de armar un disco que sonara a superproducción. No queríamos que fuera un disco de garaje, sino que fuese algo totalmente superproducido", dice el compositor, músico y cantante rosarino, que acompañará a la banda en esta celebración sumándose en un par de temas.

"Ellos querían hacer un disco más experimental sonoramente y tímbricamente hablando. Sumar cuerdas, metales, muchos sintetizadores. Los temas que traían tenían como una propuesta medio progresiva, con muchas partes, con un laburo puntual y una sonoridad individual", recuerda Coti. "Estábamos todos con una energía increíble y dispuestos a hacer todo lo que nos proponíamos. Queríamos hacer el Pet Sound argentino".

La grabación del disco se llevó a cabo en los estudios El Pie y en un "estudio chiquito" que tenía por entonces el mismo Coti. "Todavía grabábamos en cinta, no trabajamos con pro tool y las ediciones eran más difíciles de hacer. Todas las partes diferentes de concepto progresivo las ensayábamos y las grabábamos. Trabajamos por meses en el disco, ensayando en la sala, donde también aparecieron algunos temas nuevos".

Arreglos vocales, orquestaciones y samples aquí y allá formaron parte central de Siempre libre. "Éramos unos delirantes y me acuerdo de que en esa época yo había empezado a experimentar con samplers, con loops, estaba experimentando todo el tiempo en el estudio. En un tema como "Miniturismo" hay una intro de loops que armé para el tema con unos sitares. Aprendimos mucho haciendo ese disco y hoy lo escucho y parece que fueran otros los que lo hicieron. Me sorprende que todos con veinte años hicimos esa obra".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.