Vitillo Ábalos inédito: la sorpresa de Juan Pablo II y los zapatos de Fred Astaire

Vitillo Ábalos recibió por última vez a LA NACION en 2013; la mayor parte del material de una larga entrevista permaneció hasta aquí inédito
Vitillo Ábalos recibió por última vez a LA NACION en 2013; la mayor parte del material de una larga entrevista permaneció hasta aquí inédito Fuente: Archivo - Crédito: Silvana Colombo
Gabriel Plaza
(0)
21 de octubre de 2019  

Verano de 2013. Vitillo Ábalos recibió a LA NACION en su casa del barrio de Once: una suerte de museo del folclore, con placas recordatorias, premios, esculturas, diplomas, afiches y fotografías junto a Machingo, Adolfo, Roberto y Machaco, con los que fundó la agrupación folclórica Los Hermanos Ábalos, en 1939.

El conjunto santiagueño fue pionero en la música de raíz folclórica en la Argentina. Se adelantaron a su tiempo y estuvieron en cada movimiento fundacional de la música de raíz: pusieron una academia de danzas nativas en la década del cuarenta y se transformaron en un polo de difusión de ritmos nativos como la chacarera, la arunguita, el gato y la vidala.

Sus primeros discos de la década del cincuenta, Nuestras danzas, Volumen 1 y Volumen 2, fueron seminales para el arte nativo y un enclave de la enseñanza y el conocimiento de la música popular a nivel masivo. "Es raro lo que pasó con nosotros. Empezamos enseñando cosas que nadie conocía y nos decían que éramos adelantados. Con el tiempo me di cuenta de que había que seguir enseñando lo mismo, porque la gente no conoce la música criolla, su cultura ni su historia", decía Vitillo, que fue hasta su muerte, anteayer, uno de los guardianes de ese legado musical. Estos son los fragmentos en primera persona de esa entrevista inédita de 2013.

Pioneros

"Fuimos los primeros en venir a Buenos Aires. No había nada de nada en esa época. Estábamos tan solitos. Atahualpa estaba viajando y entonces a nuestra casa venían algunos músicos, como Margarita Palacios, para buscar repertorio de nuestra música. Acá en Buenos Aires no se escuchaba la música criolla. Nos tocó abrir las puertas para Ariel Ramírez y Los Chalchaleros. Nos tocó actuar en el Teatro Colón, que la pateaba de lado a la música criolla. En el Solís de Montevideo, que era solo música clásica y folclore no querían, tuvimos una semana la boletería llena. En 1951, por ejemplo, nos fuimos a Estados Unidos y nos vieron millones de personas en la TV a colores. Nos tocó ser siempre los primeros".

Modernidad

"La gente interpretó que éramos modernos porque incorporamos el piano al folclore, pero para nosotros era lo natural. Mamá tocaba el piano y su hermana era concertista. En Santiago del Estero casi no había bandoneones y en ese momento, lo que más se encontraba en las casas de la capital de Santiago eran pianos. Cuando llegamos a Buenos Aires se sorprendieron con nosotros. Empezaron a decirnos que habíamos renovado el folclore. Para nosotros era natural tocar zambas y chacareras con el piano".

Aprendizaje

"Antes, lo único que había para hacer era la música. En casa recuerdo que nos juntábamos en grandes tertulias, donde las mujeres cocinaban y se contaban las cosas de esos días. No había otras distracciones, como la computadora, la tele o el celular. En toda reunión lo que siempre había era música. Así se aprendía".

"Con mis hermanos nunca una discusión, nunca una pelea. Recuerdo la vez que vimos a Juan Pablo II. No podía creer que nos lleváramos tan bien. 'Son un ejemplo de familia', nos dijo", recordaba Ábalos en 2013
"Con mis hermanos nunca una discusión, nunca una pelea. Recuerdo la vez que vimos a Juan Pablo II. No podía creer que nos lleváramos tan bien. 'Son un ejemplo de familia', nos dijo", recordaba Ábalos en 2013 Fuente: Archivo - Crédito: Santiago Filipuzzi

Chazarreta y Fred Astaire

"Tenía cuatro años y me mandaron a tomar clases de danza y música. Don Andrés Chazarreta era un maestro de escuela rural que se aquerenció y se quedó a enseñar y recopilar cosas de toda esa zona de Santiago, como el pala pala, las vidalas y la arunguita. Las clases las daba en su casa. Es lo que hice toda mi vida de chango. Siempre me gustó bailar. Me acuerdo de que llegaron a Santiago las películas de Fred Astaire y le ponía a la alpargata unas tapitas para imitar su estilo de zapateo. Andaba por las veredas de Santiago zapateando como Fred Astaire".

Vestuario

"Usábamos ropa de campo y ropa de civil o esmoquin para desorientar, porque en esa época lo criollo no tenía entrada en Buenos Aires y era visto de costado. De menor a mayor hemos probado de todo en el vestuario para tocar folclore. Uno veía que nos maltrataban. Entonces así como uno usaba botas se podía usar zapatos de charol. A propósito lo hacíamos".

Juan Pablo II

"Con mis hermanos nunca una discusión, nunca una pelea. Recuerdo la vez que vimos a Juan Pablo II. No podía creer que nos lleváramos tan bien. 'Son un ejemplo de familia', nos dijo. Estuvimos cantando, tocando y bailando para él y quedó tan impactado con nosotros que incluso quería declarar el día de la hermandad por Los Hermanos Ábalos. Después Juan Pablo se enfermó y esa idea quedó en un borrador, un deseo que nunca se concretó".

Escenario

"No era mejor lo nuestro que lo de otras personas, pero la gente siempre comentaba que había una gran diferencia al ser cinco hermanos que cantábamos, bailábamos y tocábamos varios instrumentos. Nosotros nos movíamos de un lado a otro en el escenario. Por ahí, Machingo tocaba el piano y pasaba a zapatear, o Adolfo dejaba el piano y se ponía a cantar una vidala con Machaco, o yo dejaba el bombo y bailaba y cantaba con Roberto. Cambiábamos continuamente en el escenario. Nunca hacíamos un papel. Nos divertíamos, y eso se transmitía a la gente. Después de un par de horas, el público decía que les parecía poco. Ese era el mejor halago".

Formación

"Aquel que pretende ser intérprete de música nativa y no entiende que tiene que estudiar será alguien que la gente olvidará con el tiempo. Puede durar unos años porque lo empuja alguna compañía, pero haga memoria y recuerde todos los grupos que no están más porque nunca tuvieron condiciones. Los Hermanos Ábalos estudiábamos muchísimo. A muchos les cuesta estudiar sobre nuestras costumbres. Ser de tal provincia no es garantía. Se sabe o no se sabe".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.