Zoe Gotusso, la cantante que pudo ser instagramer pero quiere ser artista

Zoe dejó Córdoba por Buenos Aires y en un monoambiente porteño empezó a hacer lo que mejor le sale: escribir canciones
Zoe dejó Córdoba por Buenos Aires y en un monoambiente porteño empezó a hacer lo que mejor le sale: escribir canciones Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Tamara Talesnik
(0)
28 de julio de 2019  • 19:23

Zoe Gotusso no vive en un monoambiente en Capital como canta en su último lanzamiento solista, pero sí hace sus canciones en un dos ambientes porteño recubierto por sus propias letras escritas a mano y pegadas con cinta scotch arriba del teclado. Si ese tema se convirtiera una recopilación de stories, luciría como los videos fijados en su perfil de Instagram en los que toca un Casio apoyado en el piso, sola y en la oscuridad, o reversiona un bolero en su loopera.

Desde que 18 millones de reproducciones en YouTube la hicieron mudarse de Córdoba a Buenos Aires, vive en Palermo con un amigo que viaja seguido. "Tengo veintidós, estoy hace un año en esta ciudad y me siento un poco en soledad a pesar de mis amigos", dice Zoe. "Monoambiente en Capital" suena a una chica sola en la ciudad pero también suena a posibilidades, a todas las cosa que todavía pueden pasar cuando empieza una historia.

El video que arrancó todo fue un cover de "Fue amor", de Fito Páez, la primera canción que reversionaron juntos Zoe y Santiago Celli cuando fundaron en septiembre de 2016 Salvapantallas. Un tiempo antes, ella había terminado el colegio y aprovechado para viajar durante ocho meses por Europa.

Zoe Gotusso viaja a la par con el dúo Salvapantallas y con su proyecto solista
Zoe Gotusso viaja a la par con el dúo Salvapantallas y con su proyecto solista Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Aunque sus papás no son músicos profesionales, los discos siempre entraron y salieron de su casa y tiene el recuerdo de tener una sensación especial cada vez que escuchaba de chiquita algo que le gustaba. A los 15 cantaba "cuando caminaba por la casa" y aprendió a tocar la guitarra buscando tutoriales online, pero cada vez que alguien gritaba "¡qué cante Zoe!" en un asado familiar, se moría de vergüenza.

En medio de eso, cantar en las calles europeas mientras iba de hostel en hostel fue una oportunidad de probarse frente a la gente. Hacía covers de Amy Winehouse, de los Beatles, algún tango y cada tanto probaba un tema que había compuesto. Así pasaron dos cosas: se bancó el viaje con lo que ganaba en la calle, y se animó a subir fragmentos cantando a su cuenta de Instagram. "En la calle pasa uno que te abraza, uno que te ignora y uno que pasa hablando por teléfono y te escucha. Eso me curtió en cuanto a timidez y en cómo yo me sentía y cómo la gente se sentía conmigo como música". Cuando volvió a Córdoba guardó todo lo que había sentido en un cajón y pasó a otra cosa: se anotó para estudiar Comunicación Audiovisual en Córdoba y empezó a trabajar en una pizzería como camarera. Pero los videos que había subido en ese tiempo lejano seguían online y se habían movido un poco en su ciudad.

Lo mejor que sé hacer es canciones, no hay otro lugar en donde sea tan buena

Entre aquella audiencia de los orígenes estaba Santiago, que llegó a Zoe a través de un inbox. "¿Viste cuando estás cebada cuando conocés a alguien? Nos juntábamos a tomar la leche, al cine. Siempre en amistad. Nos enamoramos como amigos y como músicos. En ese momento yo era tímida y no me animaba a mostrar mis canciones. Él me dijo: 'me encanta lo que hacés, te quiero acompañar y que hagamos algo juntos'. Entre amistad y tardes empieza Salvapantallas."Grabaron "Fue amor" como si fuera un CV para mostrar en los bares cordobeses y, si tenían suerte, poder dejar sus trabajos de civiles: el video se hizo viral y para fin de año no había día que no tuvieran una fecha programada.

"Sabía mejor hacer canciones que servir pizzas", se acuerda Zoe. Impulsada por su papá, también dejó la facultad aunque le encantaba. "Lo mejor que sé hacer es canciones, no hay otro lugar en donde sea tan buena". Después de eso hubo covers de Los Auténticos Decadentes, Jorge Drexler, Luis Alberto Spinetta, Charly García y Los Abuelos de la Nada, y el dúo decidió dos cosas: mudarse a Buenos Aires y hacer canciones propias.

Zoe reconoce que ya no es tan necesario como antes venir a Capital para hacer música. No es la única manera, pero sigue siendo un punto de reunión para los artistas y donde pasan más cosas. "Antes avanzaba dos metros y desde que estoy acá, kilómetros. Pero está Usted Señálemelo en Mendoza, que nos han mostrado que no hay que venirse, pero a la vez vienen. No cambió tanto. Yo estoy acá y amo Córdoba, pero acá me encanta. Esta ciudad me ha dado cosas, como tener artistas cerca. En Córdoba te cruzabas un artista por cuadra, acá te cruzás cuatro".

En Buenos Aires, Gotusso recibe consejos de Marilina Bertoldi (la cantante ganó este año el Gardel de Oro), colabora en el disco de Louta, tiene de roomate a Eric Davies, creador del festival La nueva generación, y se la pasa yendo de show en show. Estar en Buenos Aires es como pisar el acelerador: Zoe sabe que todo hubiera pasado igual, pero no así de rápido.

Primero llegó Zoe, un par de meses después se sumó Santi, y empezaron a trabajar para sacar temas originales. "Yo pienso que cuando algo explota y se infla un globo, van a tener los ojos en vos. Que eso siga pasando depende de vos, de que venga alguien y te profesionalice, de que cuides tu banda y donde tocás. Siempre se lo dije a Santi: 'che, no quiero ser soberbia, pero podríamos haber seguido con las versiones y tener millones de suscriptores en YouTube. ¿Seguimos haciendo versiones y nos llaman de todos los privados?' ¿Y qué queríamos?".

Los covers le abrieron las puertas del ciberespacio y "Fue amor", de Fito Páez ofició de contraseña
Los covers le abrieron las puertas del ciberespacio y "Fue amor", de Fito Páez ofició de contraseña Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno

Hacer un disco, "que esta sea una carrera a largo plazo y no que sea un boom y nos olviden", son las premisas del dúo. Entonces, Salvapantallas escribió diez canciones que sonaban parecido a los simples que lanzaron entre 2017 y 2018: "Vueltas", "Canción para soltar", "Otra historia", "Si me voy" y "Como antes". Sin dejar las guitarras y guiadas por la voz de Zoe, que ningún fan virtual ni periodista musical encontró mejor palabra para describirla que "dulce", estas canciones fueron una continuidad de la etapa de versiones.

Chica con guitarra cantaba sobre los arreglos y coros de chico con guitarra, con silbidos y la luz del sol pegando en la cámara. Ese disco nunca salió. Gotusso se había separado de un novio cordobés y pasaba el tiempo en su departamento porteño jugando con un "aparatito para hacer música", los "aparatejos" con los que compone. Le compartió en qué andaba a su compañero y pactaron seguir por ahí, hacia un universo más bailable. Esa búsqueda los llevó a encontrar a su productor ideal en Juan Ingaramo , que en esos meses estaba cerrando Best Seller, el disco en el que le dijo adiós a la pureza del indie para llenar su pop de ritmos más urbanos y populares como el reggaetón, la salsa, la cumbia y el trap. Aunque más moderados, algo de ese camino tomaron prestado los Salvapantallas para componer SMS, lanzado en octubre de 2018. "Antes si un artista hacía algo medio reggaetonero, el de al lado le iba a decir 'ah, no'. Ahora ya no importa. Si te salió, te salió. No se le pone tanto peso y no nos estamos comparando. Esta nueva generación también cambió las formas de vincularse. Tantos featuring, tantas colaboraciones. Deberíamos hacer un disco todos", dice Gotusso. "Venimos con otras formas. También la de liviandad de 'la pasamos bien, no hace falta que sea tan profundo'. Es parte de las formas de esta generación: ser poleas, ayudarse, ser más relajados. También vamos evolucionando, vamos abriendo las cabezas y dejando que el de al lado haga lo que le pinte, y eso es porque ahora podés hacer un disco desde tu casa y empieza a haber de todo".

Las diez canciones de SMS son un relato centennial de desamor: sin melodrama, ni resentimiento; con mucha virtualidad, transformación de vínculos, beats bailables y hasta una colaboración con Jorge Drexler. "En ese momento era lo que yo acababa de sacar, me sentía re orgullosa. Hoy quizás no tanto aunque me encantan, pero en ese momento estaba muy segura, era lo que quería decir yo. No importaba si les gustaba o no", recuerda Zoe sobre el salto del dúo a un nuevo universo.

Al mes del lanzamiento, Salvapantallas presentó el disco frente a un Vorterix lleno, y en abril fueron nominados a los Premios Gardel como Mejor Artista Nuevo y Mejor Disco de Grupo Pop. Además, Zoe y Santiago formaron parte del line-up diverso en identidades de género, ritmos, orígenes y edades, que fue de Teresa Parodi a Wos y a Lali, en un intento de la CAPIF de adaptarse al 2019. Aunque otro año se podrían haber sentido muy solos, el dúo estuvo rodeado por Bandalos Chinos, Hipnótica, Conociendo Rusia, Zero Kill y otros artistas que seguramente no se estaban cruzando por primera vez.

No es sorprendente que a Zoe no se le vaya la vida por estar ternada en una premiación, pero reconoce que este tipo de cosas generan bullicio, algún tipo de movimiento, aunque le "causaba" y le parecía un "re honor", a la vez. "Aporta mucho cuando jugadores que han sido dueños de la torta musical de repente comparten esa torta y entran nuevas caras como yo", dice y suena parecido a Marilina Bertoldi recibiendo el Gardel de Oro y explicando que elige tomarlo como un premio a una artista "nueva" más que a la mejor del año.

Si tenés 18 millones de reproducciones en YouTube es probable que las formas clásicas de legitimación ya te den un poco igual, pero el visto bueno de artistas que te precedieron sigue siendo un empujón hacia arriba. "Quizás me vieron cantar y 'ay, qué lindo', pero de repente me señala Jorge (Drexler) y es otra cosa. Funciona así", dice Zoe refiriéndose a la vez que el músico uruguayo invitó a Salvapantallas para que hiciera de teloneros.

Ahora que trabajó la timidez y después de coquetear con ser solista en las colaboraciones "Ayer te vi", de Louta, y en "No sé", de Valdés, Zoe se animó a sacar "Un bossa +" y "Monoambiente en Capital", producida por Nico Cotton. Este lunes saldrá "Calefón" ("un tema que no es tan mainstream, pero no me importa"). No son adelantos de un disco en progreso, ni son parte de ningún plan de acción, ni significa dejar de lado a Salvapantallas. Son los temas que Gotusso estuvo coleccionando como recortes pegados a su pared desde que se mudó a Buenos Aires y que "le pintó" grabar y compartir para concederse "el capricho" y, sobre todo, para hacerse cargo de ser Zoe, la que vive sola, o más o menos sola, en Capital, sin coros ni arreglos entre tanto silencio. "Yo no hice todavía mis mejores canciones, las voy a hacer en otro momento. Aproveché ese boom (de los covers), pero me puse a laburar. No quiero ser una instagramer, ni una youtuber, ni hacer versiones. Quiero ser una artista".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.