A los 86 años, murió Rodolfo Machado, un enorme actor de bajo perfil

A los 86 años, murió el actor Rodolfo Machado
A los 86 años, murió el actor Rodolfo Machado Fuente: Archivo
Alejandro Cruz
(0)
11 de junio de 2020  • 13:17

A los 86 años, por causas que se desconocen, murió Rodolfo Machado, prestigioso actor de televisión, teatro y cine recordado por su labor en la telenovela Rosa... de lejos, la creación de Alberto Migré que protagonizaron Leonor Benedetto y Juan Carlos Dual,y en ciclos comoEl precio del poder.

La actuación fue siempre parte de su cotidiano. Su padre, Juan Ignacio Machado, también era actor; y sus dos hijos, Juan Ignacio y Pablo, siguieron sus pasos sobre los escenarios. Hermano del artista plástico Ricardo Lavié, y cuñado de Noemí Laserre, Machado fue tío de otra recordada actriz, Estela Molly.

De la actuación se retiró cuando la avanzada de los realities empezó a tomar protagonismo en la televisión. En ese proceso, él sintió que todo eso ya no era parte de su mundo. "El teatro independiente en la época que me formé era bellísimo. Se armaban en un sótano, en un bar, en donde sea. He llegado a estrenar cinco obras en un año en esos ámbitos. Allí aprendí códigos, como no trabajar para el éxito sino para el prestigio, actitud que nunca abandoné. Luego de mi etapa de teatro independiente apareció el mundo profesional que me terminó convocando. Recién cuando me retiré descubrí capacidades que desconocía y me puse a escribir. Estrené El varón globalizado, mi primera obra, que la hice durante 14 años en todos lados", aseguró a una radio de Marcos Paz, su pueblo adoptivo.

Rodolfo Machado junto a su hijo, Juan Ignacio
Rodolfo Machado junto a su hijo, Juan Ignacio Fuente: Archivo

En teatro trabajó en espectáculos dirigidos por Carlos Carella, Alejandra Boero, Luis Saslavsky y Pedro Asquini, entre otros. En cine fue parte de los elencos de las películas Correccional de mujeres, La sonrisa de mamá, La vuelta de Martín Fierro, Policía Corrupto y también de la versión cinematográfica de la telenovela Rosa... de lejos. En la pantalla chica, pasó por los ciclos de Nora Cárpena y Guillermo Bredeston, Teatro como en el teatro, Alta comedia, Rosa... de lejos, Muñeca brava, El precio del poder y Me llaman Gorrión. Su última participación en televisión fue en Los simuladores, en el episodio "Los cuatro notables".

El año pasado había presentado su unipersonal Jubilados en colectivos en el Centro de Jubilados de Marcos Paz. "Llevo un año sin trabajar y era mi primer enfrentamiento con el público después de ese tiempo, y pareciera que estoy medio entero. El resultado fue muy bueno, ideal para mí (...). Fue muy lindo ver al público aplaudir; yo sé cuando el cariño es sincero y gusta o no lo que hago", apuntó el actor. En esa localidad había adquirido una casa de fin de semana y finalmente terminó radicándose allí; el abuelo de su mujer fue el fundador de la ciudad, y allí se sentía muy a gusto. "Esta ciudad me salvó la vida", aseguró cuando fue reconocido por las autoridades por Marcos Paz.

Machado siempre creyó que el actor cumple un rol fundamental en la sociedad, movilizando su pensamiento. "Un actor no está en la sociedad para ganar dinero y hacerse famoso", afirmó alguna vez este verdadero cultor del perfil bajo.

El emotivo recuerdo de su hijo

"Quisiera devolverle a la gente a través de ustedes tanto amor. Son más de mil y pico de mensajes, y todo amor. Ya lo expresaba la gente cada vez cuando papa iba a vender sus entradas de funciones en los pueblos por donde andaba; cómo lo respetaban, cómo lo querían, cómo lo amaban", expresó Pato Machado, hijo del actor, en declaraciones a LA NACION. "Papa fue fumador 70 años de su vida, murió a los 85, estaba con 10% de la capacidad en uno de sus pulmones y 5% en el otro. Lo internamos porque estaba saturando 40 de oxigenación en sangre. Se despidió de mamá en la camilla, dijo 'Gorda: nos vemos allá'. Mamá le dijo 'Te amo", y se fue. Se murió, durmiendo, supongo", rememoró.

Además, indicó: "Hoy a las 5 de la mañana, ya sin capacidad pulmonar, muy flaquito, muy viejito, y cuidado hasta el último momento por su esposa y los hijos que podemos, que somos, Juan, Rodolfo y yo. Que somos los que estuvimos hasta el final con él".

"Lo que agradezco es el amor de la gente, más que nada, porque lo que sembró mi viejo y lo que somos nosotros como personas y lo que nos devuelve la gente es inmenso, es increíble. Siendo un tipo que no fue nunca de perfil alto, fue un perfil bajo, muy respetado, creía mucho en el prestigio y no en la fama. Nunca bajó los brazos y hasta último momento estuvo escribiendo espectáculos como cosa de él, porque ya no trabajaba en tele, ni en cine y siempre con un proyecto, siempre adelante. Hasta que un día no pudo más y dijo, 'El día que me quede en la cama va a ser para no levantarme'. Y así fue", finalizó. Con la colaboración de Pablo Montagna

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.