Suscriptor digital

El empresario vinculado con la muerte de Natacha Jaitt confesó por qué escondió el teléfono de la modelo

Crédito: Facebook
(0)
4 de marzo de 2019  • 00:57

En la última semana Raúl Velaztiqui Duarte tomó gran relevancia en la investigación que busca revelar qué sucedió la noche en la que murió Natacha Jaitt . Este empresario, de origen paraguayo, fue quien llevó a la modelo al salón de fiestas en el que ella perdió su vida. Cuando declaró en la fiscalía, Velaztiqui contó que Jaitt se había olvidado el teléfono en su auto, pero luego las cámaras de seguridad revelaron que fue él quien lo llevó a su vehículo.

Raúl Velaztiqui se quebró por la muerte de Natacha Jaitt- 'Es muy duro lo que pasa' - Fuente: América

03:50
Video

En una entrevista hecha por Mauro Viale, el empresario explicó por qué tomó el celular de Natacha, y confesó qué fue lo que le pasó en esa madrugada de sábado. "Yo fui a una reunión de trabajo, con una amiga, y ella estaba descompuesta. Estaban sucediendo cosas que no debían estar pasando", contó, y agregó: "Me llamó poderosamente la atención la forma en la que yo encontré el celular, en dónde lo encontré. El teléfono no me lo llevé ni para robarlo, ni para cuidar a nadie, ni para extorsionar a nadie, ni para comercializar su contenido, ni para destruirlo, ni para alterarlo. Yo el teléfono no lo prendí, no se pudo haber borrado información, no hubo una manipulación de él. Del miedo, yo lo deposité en el auto, a la vista".

Crédito: Twitter

Al detallar cómo fueron sus días en prisión , Velaztiqui se quebró al aire: "Es muy duro sentir que tu vida en dos minutos cambia. Cuando alguien dice que el momento más terrible de una persona es cuando le ponen las esposas, es real Mauro. Yo pedí resguardo por mi vida, y me metieron en un cuarto en el que caminaban cucarachas. Yo soy asmático, tengo broncoespasmo, y había un ventana de dos metros por dos metros, sin vidrio. En un momento pedí para ir al baño y me llevaron. Me doy vuelta y veo un perrito que tenía un colchoncito, y estaba bajo una estufa. Y yo en ese momento sentí que mi vida era mucho menos que eso".

A lo largo de la nota, Velaztiqui se mostró muy cuidadoso con su testimonio, y varias veces le consultó a su abogado, que se encontraba presente, si podía contar o no determinadas cosas. Según sus propias palabras, su intención es la de preservar el normal curso de la investigación. "Yo soy un hombre de bien, yo voy a salir adelante, pero es muy duro escuchar las cosas que dijeron de mí, duele en el alma. Pero no importa, yo sé correrme, trato de armarme, pero es durísimo", dijo.

Por el momento, y con la liberación de Raúl Velaztiqui Duarte, no hay ningún otro detenido vinculado a la muerte de Natacha Jaitt .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?