Federico Luppi está lúcido, pero continúa en estado delicado