Gisela Berger, embarazada y separada de Daniel Scioli: “Sigo sin hablar con Daniel, no lo quiero ver"

El 24 de febrero, ¡Hola! Argentina descubrió a Gisela haciendo ejercicios en Palermo. En ese momento, se rumoreaba que estaba embarazada. Y aunque ella dijo que el rumor fue una confusión –“la que está embarazada es Lorena, la hija de Daniel”–, estaba esperando su primer hijo.
El 24 de febrero, ¡Hola! Argentina descubrió a Gisela haciendo ejercicios en Palermo. En ese momento, se rumoreaba que estaba embarazada. Y aunque ella dijo que el rumor fue una confusión –“la que está embarazada es Lorena, la hija de Daniel”–, estaba esperando su primer hijo. Crédito: Juan Roncoroni
Ella publicó mensajes que probarían la infidelidad de su pareja. Él se presentó en tevé y anunció que iba a ser padre “otra vez, a los 60”. Cuando todos especulaban con una reconciliación, Gisela contraatacó “Quería que me haga un aborto”, dijo
(0)
19 de mayo de 2017  • 14:06

El escándalo comenzó el 8 de mayo. Gisela Berger (28) publicó en su cuenta de Twitter capturas de pantalla de chats eróticos entre su novio, Daniel Scioli (60), y la modelo Sofía Clerici, que planeaban un encuentro. Entonces, se desató un gran conflicto mediático. La tarde del miércoles 10 Gisela le contó a ¡Hola! Argentina cómo supo de la supuesta infidelidad: “Yo vivía con él en La Ñata hasta que descubrí la mentira. Encontré todo en su celular. Nunca dudé antes, teníamos demasiada confianza. Pero esto no me lo esperaba”. Y agregó: “Apenas descubrí la mentira, me fui. Claro que volvimos a hablar, él me negaba todo y mentía hasta que se dio cuenta de que yo tenía fotos, videos, audios, dirección… Y se quedó sin palabras. Me pidió perdón y no romper todo lo que habíamos construido”. Al final de la charla advirtió que Daniel estaría en el programa de Jorge Rial, en A24, esa misma noche. Allí fue cuando el ex gobernador de Buenos Aires anunció que Gisela estaba embarazada. “Voy a ser papá a los 60”, dijo. Y segundos después la noticia explotaba en todos los medios. Para Berger el shock fue tal –mantenía su embarazo en secreto desde hacía tres meses y medio– que se encargó, inmediatamente, de dar su versión. “Cuando supe que estaba embarazada se lo dije y su reacción fue, ‘¡No! ¡Esto es una caga…! ¿No hay algo para hacer?’. De todas formas, ahora soy yo la que va a romper el silencio... Ahora quiere formar la familia perfecta cuando, si no fuera por mí, no estaría… Quería que me haga un aborto”, declaró.

UNA SEMANA DE IDAS Y VUELTAS

Después de las fuertes declaraciones de Gisela, donde mencionó en reiteradas oportunidades la intención de Scioli de terminar con el embarazo, se llamó a silencio. Se recluyó en su departamento, ubicado en Las Cañitas, junto a su madre Adriana, que viajó especialmente desde Córdoba. Recién el sábado por la noche, cuando Mirtha Legrand anunció que el domingo al mediodía tendría una “invitada bomba”, se supo que Gisela estaba negociando para ir al programa. La mañana del domingo ¡Hola! Argentina se comunicó con la ex de Scioli para corroborar la información. “No voy a ir, estoy mal, con presión baja, no estoy pasando un buen momento. Todo se junta y no estoy bien de salud”, respondió. Después dijeron que habría llegado a un acuerdo con el político y que estarían planeando ir juntos a la televisión. “Obvio que no voy a ir con Daniel a ningún programa, eso es mentira. Sigo sin hablar con él, no lo quiero ver”, declaró. Y esa fue su última declaración a la revista hasta el cierre de esta edición. La historia continuará.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.