La casa de la discordia: Georgina Barbarossa le respondió a Miriam Lanzoni

"Fue el proyecto con mis hijos, después que enviudé", contó la actriz sobre la casa que le vendió a Miriam Lanzoni
"Fue el proyecto con mis hijos, después que enviudé", contó la actriz sobre la casa que le vendió a Miriam Lanzoni Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot
(0)
18 de julio de 2019  • 19:44

El pasado martes, Miriam Lanzoni abandonó el estudio de Hay que ver, en Canal 9, ofendida porque no la presentaron como una estrella y eligieron hacerlo hablando de la casa que le compró a Georgina Barbarossa , en el barrio de Palermo y por la cual Miriam se quejó muchas veces en televisión, acusando a la Barbarossa de haberla estafado.

Esta vez, Denise Dumas y José María Listorti recibieron a Georgina que, a diferencia de Miriam Lanzoni, abrazó con mucho afecto a los conductores y dejó bien en claro que es muy diferente a su colega.

¿Es una casa maldita?, quisieron saber los conductores. "Es una casa divina en la que fui muy feliz", remarcó Georgina. "La casa es un tesoro. La parrilla está perfecta; es un lujo. Extraño juntarnos y hacer asados con mis amigos y mis hijos y sus amigos. Anda todo bárbaro. Siempre tuve casas muy lindas. Me hubiera gustado ser arquitecta. Además, soy detallista y tengo un TOC con la limpieza", aclaró Gerogina para contrarrestar las declaraciones de Lanzoni que, en diversas notas, dijo que le habían entregado una casa en mal estado.

La Barbarossa contó que Miriam visitó la casa muchas veces antes de comprarla. "Vino 58 millones de veces, con su asistente, con su pareja, con el perro, y yo tenía que esconder el mío. También vino con el papá, que es maestro mayor de obras, y con el arquitecto montones de veces, de día, de noche por si el barrio era inseguro".

Enojada porque las cosas no salieron como esperaba, Lanzoni llamó muchas veces a Georgina para hacerle reclamos. Fueron tantas las veces que la actriz la bloqueó. "Cuando leí que había tirado abajo la chimenea, casi me muero. Y entonces no quise leer ni ver más nada sobre el tema. Ya está. He sido tan feliz en esa casa. Fue el proyecto con mis hijos, después que enviudé. Lo único que le dije es que en una casa tenés que sacar las hojas del techo. Tiene techo de vidrio corredizo y debe estar impecable, impoluto. Evidentemente, es una chica con problemas, pobre. Se mudó un día de tormenta, con lluvia torrencial, en verano, cuando yo estaba de temporada en San Rafael, Mendoza. Se ve que no sacó las hojas del techo, y supongo que se le habrá inundado. También dijo en los medios que no funcionaban los aires. Y yo no le entregué nada roto. Probó todo antes. Le mostré y le enseñé todo. Ojalá Miriam pueda ser feliz y disfrutar la casa como la disfrutamos nosotros. Es un barrio hermoso, con vecinos que te contienen", cerró Georgina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.