Murió Larry Kramer, destacado activista de la causa gay en los comienzos del Sida

Larry Kramer fue un destacado activista por los derechos de las personas enfermas de Sida; tenía 84 años
Larry Kramer fue un destacado activista por los derechos de las personas enfermas de Sida; tenía 84 años Fuente: Reuters
(0)
27 de mayo de 2020  • 17:13

Murió a los 84 años, víctima de una neumonía, Larry Kramer, una de las figuras más comprometidas desde Hollywood en el activismo gay y en la toma de conciencia sobre las devastadoras consecuencias del Sida cuando empezaron a conocerse los estragos de esa enfermedad.

Fuera de esa faceta que lo hizo tan conocido en el debate político estadounidense desde la década del 80, Kramer fue un destacado dramaturgo y autor cinematográfico. Entre las obras que llevan su firma se destaca el guion de Mujeres apasionadas (1969), la película de Ken Russell que en el momento de su estreno desató enormes escándalos, sobre todo por la escena en la que los reconocidos actores Alan Bates y Oliver Reed mantienen una lucha cuerpo a cuerpo totalmente desnudos.

En los tiempos tempranos del Sida, cuando el mundo del entretenimiento y sus protagonistas (actores, directores, guionistas) comenzaron a ser víctimas de la enfermedad, Kramer fue más lejos que cualquiera de sus colegas en su decisión de llamar la atención de las autoridades y señalar la falta de interés de las políticas del gobierno de Estados Unidos para hacer frente al contagio y atender a los enfermos. Lo hizo sobre todo como fundador de una de las primeras entidades dedicadas al tema, Gay Men's Health Crisis.

Su obra más conocida es la autobiográfica The Normal Heart , que se estrenó en los escenarios del off Broadway en 1985, cuando todo era miedo y desconcierto en el mundo teatral alrededor de las consecuencias del Sida. La pieza llegó en 2014 a la televisión a través de un telefilm de HBO que dirigió Ryan Murphy y tuvo entre sus productores a Brad Pitt . Protagonizada por Mark Ruffalo y Matt Bomer , The Normal Heart nació, según dijo Kramer , del cruce entre el amor por sus personajes y la decepción de no haber encontrado durante mucho tiempo los interlocutores políticos adecuados para sus reclamos. La reivindicación le llegó al final de su vida.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.