A boca de jarro. Roberto Platé: "La intimidación termina promoviendo la obra"