Claribel Medina, Viviana Sáez y María Rojí son Mujeres en cuarentena

Viviana Sáez y Osvaldo Laport
Viviana Sáez y Osvaldo Laport Crédito: Twitter
Leni González
(0)
11 de julio de 2020  • 15:40

Cuando Fabrizio Origlio escuchó estas historias en los noticieros, supo que estaba ante un material para ser indagado, como si el aislamiento hubiera sensibilizado la potencialidad dramática de lo inadvertido. Así nació la obra Mujeres en cuarentena: el autor y director escribió tres unipersonales sobre diferentes situaciones límite vividas durante la pandemia con el denominador común de la soledad y la relación que las unió en el pasado.

De quince minutos cada uno, los monólogos son interpretados por Claribel Medina, Viviana Sáez y María Rojí quienes,a su vez, son dirigidas respectivamente por Pablo Razuk, Osvaldo Laport y el mismo Origlio que ya había trabajado con Rojí, Sáez y Razuk en un proyecto anterior, los Minimusicales 1 y 2, en 2018 y 2019 en el Paseo La Plaza.

"No es en vivo, está grabada pero sin intentar emular al cine o a Netflix sino intentando mostrar teatro, con cámaras fijas y las artistas actuando para las cámaras. No fue fácil en cada casa convertida en escenografía. Es un trabajo muy colaborativo pero a la vez se respetó muchísimo mi dramaturgia. Y la idea es llevarla a una sala en cuanto se pueda, en tres espacios con cada una de ellas en su circunstancia", dice el autor y coordinador artístico.

"Carmen es una peluquera que después de mucho esfuerzo, logra abrir su propio local. Y justo la agarra la cuarentena. Como está sola y encerrada, perdió la noción del tiempo, le habla a los objetos y reflexiona sobre las veces que tuvo que superar crisis en su vida: llegará a la conclusión sobre cómo es, en realidad, su esencia. Buscará la forma de ejercer la profesión, aunque no tenga clientela", cuenta Rojí sobre su personaje.

La bella y talentosa María Rojí
La bella y talentosa María Rojí Crédito: Diego Spivacov /AFV

"Susana es escultora, algo alocada y despistada, llena de un mundo personal que siente poder transformar. Tiene un toc, el de levantar cosas, es acumuladora. Aunque tuvo muchos amores en su vida, se ha dedicado más a su trabajo. Con la cuarentena, se puso a ordenar la casa y así enfrentarse a los secretos que estaban guardados u olvidados. Es la oportunidad de encontrarse con recuerdos", dice Medina. Por último, Sáez es Griselda, una profesora de música muy sometida por su madre que viajó para conocer a un hombre que vinculó por Internet: "Pero queda varada en un aeropuerto y pide ayuda a una embajada. Es el despertar a una nueva oportunidad y al riesgo".

Salvo la pareja Sáez-Laport, juntos hace más de veinte años, las demás se manejaron por el Zoom. "Si bien el actor siempre, cuando está ideando un personaje, experimenta en su casa su proceso personal, esto es otra cosa. La diferencia está en la forma de llevarlo al frente de la cámara. Obvio que es una nueva manera de contar historias, no es teatro en vivo, pero me gusta, es otro desafío, es una manera positiva de seguir adelante. Con Pablo (Razuk) desarrollamos una muy buena relación laboral, improvisamos, grabamos, varias veces, revisamos, volvemos y de ahí lo llevamos al cuerpo. Es creativo, es de aprendizaje, muy personal. Estoy muy acostumbraba a grabar ante cámaras y lo amo; pero en el caso particular del teatro, necesitás la energía y devolución del público, esa sensación en el cuerpo no está, es una ausencia que extrañamos", explica Medina.

Para Laport, cada vez más volcado a la dirección, el teatro online no es una salida sino una realidad que debe ser aceptada y comprendida: "Frente a esto, que padece la humanidad toda, termine o no la cuarentena, el online no es una salida para tapar agujeros, ¡es el cambio que vino para quedarse!". Por su parte, Razuk considera que es un "placebo": no suple ni reemplaza al vivo sino que se suma como construcción artística: "Lo vivimos con incertidumbre porque no tenemos forma, a corto ni a mediano plazo, de poder proyectar. Los que trabajamos en el teatro independiente sabemos de tácticas y estrategias para mantenernos activos y vivos, no solo económicamente sino también artísticamente". Para los seis artistas, una oportunidad de trabajar y probar, mantenerse activos y bucear caminos nuevos.

Claribel Medina aporta su simpatía a Mujeres en cuarentena, de Fabrizio Origlio
Claribel Medina aporta su simpatía a Mujeres en cuarentena, de Fabrizio Origlio Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Para agendar

Mujeres en cuarentena, de Fabrizio Origlio.

Viernes, sábados y domingos de julio por Alternativateatral.com. Accesible durante 24 horas, a partir de las 20.30. $ 250.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.