Elena Roger: puro talento

La protagonista de Piaf es la revelación de la temporada y presenta su disco Vientos del Sur , para cerrar su gran año
Pablo Gorlero
(0)
20 de diciembre de 2009  

Estremecerse, vibrar y sentir que el pecho va a estallar de emoción son algunas de las sensaciones que pueden vivirse luego de ver Piaf . La obra de Pam Gems que dirigió el británico Jamie Lloyd es magnífica, pero lo que la sublima es su protagonista: Elena Roger.

Piaf le sale por los poros y su talento interpretativo se vuelve prodigioso al ser poseedora de una voz mágica. Pero seguramente ni siquiera Adrián Suar o la productora Mariana Correa -artífice de la idea de traer esa producción del Donmar Warehouse a Buenos Aires- habrán imaginado que harían uno de los tres grandes éxitos de la temporada con una protagonista que no es famosa por la televisión. Pero las colas de hasta cien metros en la boletería del Liceo para conseguir buenas ubicaciones hicieron que Piaf fuera una de las grandes perlas de la actual temporada del teatro comercial (sería injusto no decir que Agosto, condado Osage fue la otra).

¿Quién es Elena Roger? Comenzó como todo intérprete de teatro musical, como "pueblo" o "elenco", desde El jorobado de París 2 , dirigida por Pepe Cibrián Campoy, hasta alcanzar protagónicos, como Mina... che cosa sei?, Fiebre de sábado por la noche o Los miserables , que la convirtieron en una figura del género. Pero, claro, no todo el mundo pasa sus ratos de ocio viendo comedias musicales. Su nombre no sonaba masivamente. Hasta que, en 2006, se supo que sería la protagonista de Evita , en Londres. Ahí su carrera fue en ascenso permanente. Hizo la comedia Boeing Boeing, en el West End, y ganó un premio Olivier por Piaf . Hoy en día, cualquiera sabe quién es, aunque, tal vez, no reconozca su rostro porque (salvo por haber participado en Hombres de honor hace unos años) no es una figurita mediática. Pero llena un teatro ocho veces a la semana.

-Un comentario habitual sobre vos en el medio es: «Elena sigue siendo la misma de siempre». ¿Nunca te mareaste?

-No. Lo que ocurre es que mi vida es diferente. Algunos de mis amigos, no la mayoría, no logran entender que cuando estoy trabajando como ahora, necesito estar concentrada y prefiero ir a la casa de mi mamá antes que a una fiesta. Algunos amigos lo entienden y otros te celan por eso. Pero cada uno con sus problemas. Creo que tengo muchas conexiones con gente que no veo desde hace mucho tiempo. Están los contactos astrales, los físicos se dan cuando se puede. No sé si soy la misma... me siento como más madura, un poco grande, a veces vieja mentalmente, por los pensamientos que tengo.

-¿Cómo llegás a esa sensación?

-No es que me sienta vieja físicamente. Es una madurez. Los tres años que viví en el exterior fueron intensos. Me hacen pensar que el mundo no es sólo el teatro. Esos pensamientos que, a veces, me amargan, me hacen sentir un poco más adulta y profunda. Al ver el paso del tiempo, me siento un poco más...

-¿Sabia?

-No sé si ésa es la palabra... Me siento más grande.

-¿El éxito también conlleva algunos renunciamientos?

-[Duda] Ahora es tan difícil tener pareja... Para estar con otro hay que tener voluntad. Claro que en otra época tener voluntad era más fácil. Pero estamos en una sociedad muy individualista. Pienso en compañeros de vida del momento. Sí, renuncié a ver a mi familia todos los domingos. Pero a ellos los hace feliz que esté en otra parte del mundo triunfando en mi carrera.

-¿Esperabas este éxito en tu país?

-Creo que nadie se lo esperaba. Por lo menos, no así. Sabía que iba a funcionar, pero no en esta forma. Fijate que nos agarró la gripe A, retrasamos el estreno... Todo podría haber estado mal, pero uno nunca sabe cómo va a ir el teatro. Es una gran lotería. Por eso, siempre digo que uno tiene que probar, hacer y ver. Nunca hay que pensar en el posible éxito porque eso cansa, amarga.

-Además, se te descubrió como una gran actriz...

-Siempre quise que no me encasillen con la comedia musical. Piaf no tiene una estructura de musical. Es un texto teatral en el que la protagonista canta y, como soy cantante, me agregaron más temas. Me gusta moverme por la necesidad de hacer. Cuando uno hace lo que quiere, funciona. Porque de ese modo no es sólo trabajo. Además, tenés otras virtudes. Tuve que aprender inglés y francés... Y encima me pagaban. La carrera se va haciendo. Soy una artista.

-¿Te gusta esta idea de trabajar acá y allá?

-Sí, me agrada. Me gustaría más estar la mayor parte del año en la Argentina y poder viajar a hacer una temporada afuera. De todos modos, en este momento de mi carrera, mucha elección no puedo tener. Aún estoy abriendo puertas. En abril, estrenaremos Piaf en España, que es otro mercado; luego me iré a Londres para hacer Passion , y se habla también de hacer Evita, en Broadway, en 2011.

-¿Sos de planificar y transportarte al futuro?

-Sí, soy tremenda. Pienso mucho en el futuro y me estreso más por pensar en todo lo que tengo que hacer, que por lo que estoy haciendo. No descanso y veo mi trabajo como interminable.

- Pero ¿eso no está bueno?

-Sí, claro. Pero cuando las cosas están en proceso, es caótico. Encima, quiero hacer todo. Nunca hubiera pensado que iba a saber cuál sería mi trabajo de acá a dos años. Ahora se está hablando del contrato para Evita en Broadway. Me lo propusieron, pero estoy viendo si me van a dar lo que quiero, el tiempo que necesito... Más allá de que sea algo buenísimo, no digo que sí con los ojos cerrados. Evita es importante, pero otra cosa importante puede aparecer para competir con eso. Entonces, si no voy a ir contenta a Broadway, no será. Pero si quisiera, podría tener resuelto mi trabajo hasta 2012. Es bastante fuerte eso. Sé que los artistas internacionales se mueven con una agenda de hasta diez años, pero es muy fuerte, no quiero que mi carrera se transforme en un trabajo de oficina, de rutina.

-Digamos que tenés la carrera soñada por muchos... « Atate una cintita roja», diría alguna tía.

-Es que nunca hubiera pensado en trabajar en Londres. Estaba bueno, pero no sabía hablar muy bien en inglés, pero debe ser que había algo... Lo único que quise siempre fue subirme a un escenario y superarme cada vez más. Pero siempre les digo a las chicas que empiezan: ¿qué es lo que queremos hacer? ¿Subirnos a un escenario, ser famosos o qué? Lo único que puede llevarte a estar en un lugar es la convicción de que lo que te gusta lo estás haciendo. Podrán decir que lo digo porque me pasó lo que me pasó, pero estoy convencida de eso.

De todo

  • El jorobado de París 2. En el elenco, 1995.
  • Yo que tú, me enamoraba. Coprotagónico, 1997.
  • Nueve (Nine). Elenco, 1998
  • La Bella y la Bestia. Elenco, 1998.
  • Los miserables. Coprotagónico, Fantine, 2000.
  • Fiebre de sábado por la noche. Coprotagónico, Annette, 2001.
  • Cabaret. No se estrenó por la crisis, pero fue elegida como protagonista, 2001.
  • El violinista en el tejado. Elenco, 2002.
  • Jazz, Swing, Tap. Coprotagónico, 2003.
  • Mina... che cosa sei? Protagónico, 2003.
  • Houdini. Protagónico, Bess, 2005.
  • La fiaca. Protagónico, Marta, 2005.
  • Hombres de honor. TV, Canal 13. Elenco, Gabriela, 2005.
  • Evita. En Londres. Protagónico, 2006-7.
  • Boeing Boeing. En Londres. Coprotagónico, 2007.
  • Piaf. Londres/Buenos Aires. Protagónico, 2008-9.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.