Fortuna 2

La propuesta de Fort está muy lejos de ser divertida
(0)
19 de enero de 2011  

DIRECCION: MARCELO COSENTINO I NTERPRETES: RICARDO FORT, ETHEL ROJO, ADRIANA SALGUEIRO, MARIA FERNANDA CALLEJON, LUIS VENTURA, CLAUDIA FERNANDEZ, CLAUDIA CIARDONE, GABRIELA FIGUEROA, TAMARA PAGANINI, ERICA MITDANK, CHINO D’ANGELO, ADRIAN CABALLERO, FELIX ROSSI, EDUARDO ESPINA Y ELENCO COREOGRAFIA: VANESA GARCIA MILLAN Y RODRIGO CRISTOFARO I LUMINACION: ROBERTO TRAFERRI ESCENOGRAFIA: DANIEL FEIJOO MUSICA ORIGINAL: MARTIN BIANCHEDI VESTUARIO : JAVIER PELONI Y ADRIAN CABALLERO ASISTENTE DE DIRECCION: KEVIN CASS PRODUCCION GENERAL: RICARDO FORT SALA: TIO CURZIO (MAR DEL PLATA) DURACION: 90 MINUTOS.

Nuestra opinión: mala

MAR DEL PLATA. - Casi no hay de dónde agarrarse para tratar amablemente a este musical que sube por segunda vez a Ricardo Fort a un escenario. No es prejuicio. Más allá de llegar a una imposible (ni demasiado pretendida) objetividad, la comedia de Fort es más burda y básica que divertida, y ni siquiera tiene el buen tino de llegar a ser bizarra. Hay un tono chillón en casi todos sus personajes que hace definitivamente mal a los oídos (y al alma), y no ayuda un grave problema en el sonido que vuelve ese tono aún más difícil de digerir.

La historia es sencilla: Ricardo vive junto a su familia en un conventillo; aunque no tienen un peso para pagar el alquiler de la pieza, visten ropas lujosas como esperando volver a un pasado de riqueza que añoran con desesperación. La única que parece haberse adaptado es Selva, su mujer -que interpreta María Fernanda Callejón-, quien no tiene problema en ponerse a trabajar. El resto no puede más que "sufrir abstinencia" por la falta de dinero, por la ausencia de lujos. Esta tristeza es la que los hace cantar y es ahí, en la música, donde ven su salvación: "¡Hay que hacer un musical!", y el conventillo en pleno se transforma en un elenco de actores, cantantes y bailarines que apuestan a su talento para salir de pobres y calmar su obsesión por el dinero (sí, hay ironía, algunos guiños y un poco de humor, pero definitivamente no alcanza).

Salvo Ethel Rojo, la dueña del conventillo, que canta y se mueve cómoda en el escenario, el resto del elenco está duro y ni siquiera la coreografía de García Millán y Cristófaro ayuda a que se luzcan. Es difícil ver en Fort algún matiz creíble; Ventura se divierte solo en la piel de un coreógrafo gay; la dupla Salgueiro-Callejón hace lo que puede con un guión imposible, el gran responsable de que esta obra no levante vuelo ni con la dirección de Marcelo Cosentino, cuya mano no se logra ver.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.