La potencia dramática de un clásico