Murió Augusto Fernandes, un amante del teatro y un destacado director

Fuente: Archivo
(0)
18 de diciembre de 2018  • 23:32

El reconocido actor, docente y director de teatro Augusto Fernandes falleció hoy a los 79 años. Oriundo de Portugal, dedicó su vida al estudio de la dramaturgia y llegó a establecerse en la Argentina como un referente de este arte. Aun se desconocen los motivos que provocaron su fallecimiento pero en redes sociales sus alumnos y admiradores lo recordaron como "el gran maestro" y como una persona "generosa como pocos".

Comenzó su trayectoria como actor y luego se dedicó a la dirección y puesta en escena y a la docencia. En 1996 fundó en Buenos Aires su propia escuela para actores y directores, donde funcionan seminarios permanentes de entrenamientos para actores profesionales y talleres de dirección de actores para directores de cine y televisión. Además, también dictó clases y seminarios en el exterior.

Al mismo tiempo que dedicó muchas horas a la docencia, regresó a los textos clásicos a lo largo de su carrera. Ligado al estudio de la obra de Shakespeare el año pasado recibió un premio en el Festival Shakespeare de Buenos Aires; durante este año, dio un taller en Argentores que se llamó "Elementos ocultos en la obra de Shakespeare", ya que sostenía que las obras del dramaturgo inglés aún ocultan valores no revelados.

Se destacó por sus puestas en: "Ensueño" de Strindberg, Schillertheater, Alemania (1991); "Rigoletto" de G. Verdi, Opera de Berlín (1993); "Madera de Reyes" de Ibsen en Schauspielhau Theater, Hamburgo (1992) y en Argentina en el Teatro Municipal General San Martín – obra por la que obtuvo el Premio María Guerrero (1994); "El relámpago (Travesía)", versión libre de la obra "Camino a Damasco" de Ibsen, Teatro Nacional Cervantes (1996); "La gaviota" de Chejov en el Teatro Municipal General San Martín (1996), entre otras.

"Cuando enseño, no enseño algo que yo sé, sino algo que amo, que admiro y no comprendo del todo", dijo una vez sobre su profesión, en una entrevista de Canal Encuentro. Sus colegas y alumnos, aquellos que tuvieron la posibilidad de trabajar con el, lo despiden como uno de los directores teatrales más prestigiosos de la Argentina.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.