Murió Rolf Hochhuth, autor de la obra que vinculó al Vaticano con el nazismo

Rolf Hochhuth
Rolf Hochhuth Fuente: AFP
Juan Garff
(0)
14 de mayo de 2020  • 17:28

El dramaturgo Rolf Hochhuth, uno de los autores más destacados y controvertidos del teatro alemán contemporáneo, murió a la edad de 89 años en Berlín , según informó hoy su editor Gert Ueding a la agencia alemana DPA. Hochhuth falleció sorpresivamente ayer, sin haber padecido alguna enfermedad previa, dijo Ueding. Había informado a su esposa por la mañana que se sentía muy mal y murió poco después en su vivienda, agregó el editor.

El vicario , la primera obra de Hochhuth, en la que responsabilizaba al Vaticano y al Papa Pío XII de complicidad con el nazismo, lo lanzó a la fama en medio de fuertes polémicas. La pieza, que lleva el subtítulo "Una tragedia cristiana", fue estrenada por Erwin Piscator en el teatro Freie Volksbühne de Berlín, en 1963.

Había trabajado en librerías y como editor antes de establecerse como dramaturgo. El estreno de El vicario lo convirtió inmediatamente en un autor de renombre internacional. La obra fue estrenada en 25 países y la edición alemana de la pieza teatral vendió más de dos millones de ejemplares. El cineasta Constantin Costa-Gavras la llevó a la pantalla en 2001, reavivando la polémica por el papado de Pío XII, que perdura hasta la actualidad.

En Buenos Aires fue estrenada en febrero de 1966 en el Teatro Lasalle, con dirección de Pedro Escudero y protagonizada por Osvaldo Terranova. Después de una primera función con fuerte vigilancia policial fue prohibida sólo dos días después . No fue por disposición de autoridades de facto, sino durante el gobierno de Arturo Illia, por disposición del intendente Francisco Rabanal, en base a una ordenanza de los años 30 que vedaba la representación de obras que se consideraran irrespetuosas de las instituciones religiosas. La compañía trasladó la puesta a Mar del Plata, donde no fue censurada.

Hochhuth había nacido el 1° de abril de 1931, hijo de un fabricante de zapatos en Eschwege, en el actual estado federado alemán de Hesse. Habiendo crecido bajo el régimen nazi, el pasado alemán se convirtió en el tema de su vida. "El Holocausto nunca puede ser perdonado u olvidado", dijo una vez.

También tomó posición sobre temas sociopolíticos en otras obras como Soldados, necrología en Ginebra , estrenada en 1967, sobre el rol del primer ministro británico Winston Churchill en la muerte del líder del gobierno polaco en el exilio y en los bombardeos sobre población civil en Alemania, o McKinsey está llegando , de 2004, sobre despidos abusivos en las grandes empresas, con una controvertida alusión al asesinato de directivos por parte de la guerrilla alemana de los años 70.

Su investigación para escribir Juristas , sobre el papel de los antiguos jueces nazis en la República Federal de Alemania, condujo en 1978 a la dimisión del entonces primer ministro de Baden-Wurtemberg y ex juez militar Hans Filbinger. El político conservador había emitido condenas de muerte a soldados desertores durante las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial.

Hochhuth también publicó ensayos y poemas y frecuentemente generó fuertes polémicas, como con sus elogios -más tarde retirados- al historiador británico David Irving, un negacionista del Holocausto, con quien había trabado amistad durante sus indagaciones sobre Pío XII. También sostuvo una larga disputa con el Berliner Ensemble, el elenco creado por Bertolt Brecht.

La documentación exhaustiva para fundamentar sus obras fue una constante del repertorio de Hochhuth. Su dramaturgia controversial desde el contenido, aunque poco renovadora en lo formal, recibió críticas por sus pretensiones didácticas, que según algunos les resta teatralidad. Pero tuvo indudable efectividad en su repercusión pública.

"Tenemos un luchador menos y podríamos usarlo", lamentó el director teatral alemán Claus Peymann la muerte de Hochhuth, a quien describió como "un verdadero demócrata, un verdadero insurgente y un loco".

Por: Juan Garff
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.