Los ritos de una revolución posible

Leni González
(0)
29 de marzo de 2019  

Contra todos

Nuestra opinión: muy buena

Dramaturgia y dirección: Mariela Asensio. Elenco: Valentino Alonso, Gustavo Casali, Andrés De Chazal, Paco Gorriz, Clara Pino, Victoriano Pololla, Mara Sapir, Pilar Castiñeyras, Belén Silva, Lucía Sola, Eloísa Walter, Carolina Wolf, Natasha Zaiat y Germán Halili. Sala: UNA, Venezuela 2587. Funciones: sábados, a las 21.

Y la revolución fue. Mientras tanto, en el vacío del todo pasa y nada queda, las personas mueren de estupidez, distraídos en espejitos de colores: desde religiones tradicionales hasta recetas new age, del revival de utopías campestres a la comedia musical en ronda, los jóvenes chapotean en los likes del menos de lo mismo. ¿O no? Ese es el diagnóstico feroz de Mariela Asensio y sus alumnos de la UNA. ¿Qué tiene para decir el teatro? Contra todo no tiene dudas. Es presente no por la obviedad del aquí y ahora escénico, sino porque cuestiona su propia acción en el entorno, es decir, su naturaleza política.

Fuente: LA NACION

Suena hasta los huesos "Rakata" a medida que el público ingresa a la rústica sala galpón. Al lado del grafiti "la revolución es un sueño eterno", un Cristo actor en cruz de neón espera, perpendicular a una mesa de hombres como en la última cena. Las actrices llegan después, shorts y remeras con frases, a menearse con el reggaeton. Un shock de entrada que abre este entramado coral de actuación, coreografía y música. Grupo volcánico que lanza sus consignas de tribuna, discuten y se burlan entre ellos, rompen convenciones teatrales y dudan acerca de cuál es la mejor propuesta. Salvo un momento en que las chicas ocupan todo el espacio y con el torso desnudo cuentan historias de abusos y violencia. La teatralidad y el testimonio condensados en la máxima empatía. Si hay una revolución posible, es antripatriarcal y el teatro de Asensio lo sabe.

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.