Tres jóvenes valientes y un gran Huevo de oro

Se destaca, sobre todo, el trabajo de Alejandro Müller
Alejandro Cruz
(0)
31 de diciembre de 2009  

Valientes. De Harold Lynn. Con Gonzalo Heredia, Luciano Castro, Mariano Martínez, Alejandro Müller, Graciela Tenembaum, Sabrina Rojas, Carlos Romano y Laura Cymer. Vestuario: Alicia Flores y Estela Flores. Escenografía: Daniel Feijoo. Dirección: Carlos Olivieri. Duración: 120 minutos. Teatro América.

Nuestra opinión: buena

MAR DEL PLATA.- Puertas que se abren y cierran, un placard en donde esconder a un personaje vital para la trama, un living en donde transcurre la acción, cruce de gentes de distintos sectores sociales y todo ese -respetable- código que hace a una comedia de enredos. De Valientes se trata, uno de los espectáculos más esperados de la temporada que desata el delirio en la puerta de entrada del teatro porque allí trabajan Luciano Castro, Gonzalo Heredia y Mariano Martínez, los que hacen furor en la tira de El Trece que ellos protagonizan pero que, en su versión teatral a partir de un texto de Harold Lynn, los tiene en un segundo plano. Alejandro Müller, como Huevo, es el que asume el desafío mayor con talento y el que se gana merecidos aplausos a partir de construir un personaje al que carga de comicidad y al que le encuentra infinidad de tics para vestirlo. ¿Se roba la obra?, como suele decirse. No, la potencia todo el tiempo. Junto a él está Graciela Tenenbaum, como Máxima, que se convierte en su mejor coequiper para dos personajes cuya misma imagen parece haber salido de una historieta.

Alrededor de esa dupla están los personajes que encarnan Luciano Castro, Gonzalo Heredia y Mariano Martínez, los hermanos que trabajan en un taller del cual el público tiene infinidad de datos a partir de la televisión. Tantos datos tienen que la obra juega con chistes internos que dejan un tanto afuera al que no ve la tira (pero, claro, el montaje no está pensado para ellos). En la obra también se especula con el contenido hot de ellos tres hasta forzar situaciones que poco tienen que ver con la trama (como en la escena que se cambian adelante del público que sólo está ahí para que la platea suspire y/o grite y/o aplauda y/o lo que venga por el hecho de verlos en boxers). De los correctos trabajos de los tres intérpretes, Mariano Martínez es el único que "viste" a su Segundo, el que le da vuelo o el que se anima a bailar a un reggaeton en una escena con Laura Cimer delirante y efectiva. Y aunque en la función de estreno varias veces no se lo escuchó por problemas técnicos con su micrófono (un inconveniente que se repite en varios trabajos que se presentan aquí) logró superarlos.

Carlos Olivieri, el director, sabe cómo montar este tipo de comedias y sabe explotar las potencialidades del elenco. Algo que demuestra no sólo con Müller, Tenenbaum y Martínez sino que también lo logra con Laura Cimer y con Sabrina Rojas que, cuando sus personajes se lo permiten, levantan vuelo, aportan locura y no paran. Junto a ellos, Carlos Romano, en un personaje con menos lucimiento, también sale airoso.

Valientes es una buena comedia con un algunos excelentes trabajos actorales (volvamos a Huevo y sus chicas) que transita por carriles previsibles y que trabaja también el previsible modelo de producción que implica aprovechar un éxito televisivo y llevarlo al teatro. Ahí está su piso y su mismo techo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.