Un clásico con fuertes resonancias

Carlos Pacheco
(0)
27 de noviembre de 2013  

Ficha técnica: Estela de madrugada / Autor: Ricardo Halac/ Dirección: Lizardo Laphitz/ Elenco: Alejandro Fain, Cristina Dramisino, Brenda Bonotto, Emiliano Delucchi, Francisco Prim, Gastón Cocchiarale, Victoria Sarchi/ Música: Mirko Mescia/ Escenografía y vestuario: Silvia Rodríguez/ Iluminación: Fabricio Ballarati/ Sala: Cultural San Martín, Sarmiento 1551/ Funciones: viernes y sábados, a las 21; domingos, a las 19/ Duración: 80’.

Nuestra opinión: buena

En tiempos de su estreno, 1965, Estela de madrugada resultó un texto sumamente significativo. En él, Ricardo Halac volvía sobre uno de sus temas recurrentes en esa época: mostrar a una clase media que, habiendo logrado cierto bienestar general a la hora de construir una familia y sostenerla, no terminaba de comprender que sus hijos poseían aspiraciones que no podían alcanzar. Los padres no estaban preparados, tal vez, para contenerlos. Sobre todo en un país en el que se producían fuertes cambios sociales.

Estela vive pasando la avenida General Paz, con sus padres y su hermano, en una casa ubicada al lado de una fábrica de aceite. Está empleada en el centro y tiene un enamorado al que no desea. Ella aspira a salir de ese ámbito, pero no logra encontrar el camino. Su único destino: quedar atrapada en una profunda frustración.

El director Lizardo Laphitz no busca actualizar el material dramatúrgico. Simplemente pone en valor a cada uno de los personajes desarrollando sus zonas más sensibles. De esa manera, Estela de madrugada aparece hoy como una historia también significativa que expresa a muchos jóvenes contemporáneos, sobre todo a aquellos que no habitan la gran ciudad.

Así, una pieza que parecía responder a su tiempo hoy devela que posee una respiración muy intensa. Sigue despertando interés, reflexión, porque esas criaturas que la conforman tienen una magnífica vitalidad.

Sin duda, este reconocimiento lo posibilita la destacada labor de un elenco que se anima a adentrarse con rigor en ese mundo, en apariencia sencillo, pero en el que subyace una profunda oscuridad. La misma que, sobre el final, va acompañando la caída de cada uno de los personajes. Esa realidad que los sostenía se va quebrando de a poco para mostrarles que el país ya no es ese que creían estar construyendo.

http://guia.lanacion.com.ar/teatro/obra/estela-de-madrugada-ob18657

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.