Argentina, tierra de amor y venganza: "Salaberry muestra su peor cara"

Salaberry muy lejos de cómo se presentó inicialmente.
Salaberry muy lejos de cómo se presentó inicialmente. Crédito: Captura
(0)
21 de septiembre de 2019  • 00:28

En un nuevo episodio de Argentina, tierra de amor y venganza, la violencia de un hombre vuelve a impactar en la vida de Raquel ( María Eugenia Suárez), mientras un gesto de Lucía ( Delfina Chaves) emociona especialmente a Bruno ( Albert Baró).

Luego del funeral de Serafina ( Julia Calvo), poco a poco las cosas vuelven a la normalidad en el burdel. Ana ( Candela Vetrano) y Francesca ( Malena Sánchez) intentan acostumbrarse a la vida sin su mamá, mientras Aldo ( Gonzalo Heredia) disimula su dolor ante Torcuato ( Benjamín Vicuña) y Alicia ( Mercedes Funes). Sumergido en la misión que lo encuentra como hombre de confianza del villano, Moretti sigue buscando ganarse la plena confianza de su jefe, para recaudar información sobre todas sus actividades ilegales.

Y el nuevo objetivo de Torcuato, cuando se entera que Bruno escapó de prisión, es encontrarlo para ajustar cuentas. Por ese motivo, encarga mandar a imprimir miles de imágenes del español, con el objetivo de pedir una recompensa y dar con su paradero. Alí ( Ariel Pérez de María) es el encargado de distribuir esa imagen, pero se lo comunica a la banda para que hagan algo al respecto. Allí, una vez más, es Bruno el que da con un brillante plan cuando envía sus propias fotos a distintos puntos del país, y de ese modo Torcuato recibe cientos de llamados informando que vieron al prófugo en ciudades muy lejanas. De esa forma, la estrategia de Ferreyra queda anulada instantáneamente.

Mientras tanto, Lucía continúa publicando nuevos artículos bajo el seudónimo Juan de Marzo, y el último resulta muy especial para Bruno. En esa nota, la joven denuncia que Gabriel Morel ( Federico Salles) lejos de ser un hombre de bien, abusa de su poder y no es más que el asesino de una joven que estaba secuestrada en un prostíbulo. Esa mujer era la hermana de Bruno, y cuando el español lee dicha columna, se conmueve y le agradece a Lucía por mantener vivo el recuerdo de Julia.

Con respecto a Raquel, la situación con Salaberry ( Luciano Cáceres) va de mal en peor. Frente al beso con Aldo, su impulso fue el de golpear nuevamente a su esposa, para luego manipularla amenazándola con matarse si ella lo deja. La polaca está en un punto de conflicto del que no sabe cómo escapar, y siente un miedo muy profundo. Pero quien llega para ayudarla es Ivonne ( Andrea Frigerio), que le aconseja mantener las apariencias, para planear con tiempo su huida lejos de ese hombre que tarde o temprano la matará, como al parecer ya hizo con su antigua esposa. La Polaca no duda en aceptar esa idea, y así procede a elaborar documentos falsos que le permitan irse hacia otro lugar. Mientras tanto, Aldo cada vez sospecha más de Salaberry, y cuando descubra que el policía es un hombre violento con su esposa, no se quedará de brazos cruzados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.