Moisés y los Diez Mandamientos: se abrieron las aguas del Mar Rojo