Once Upon a Time: un cuento de hadas mas allá del final feliz

Mañana, a las 21, por Sony comienza esta serie que se suma a la tendencia de reinventar clásicos de la literatura infantil
Mañana, a las 21, por Sony comienza esta serie que se suma a la tendencia de reinventar clásicos de la literatura infantil
Natalia Trzenko
(0)
2 de abril de 2012  

SAN DIEGO.- Todos sabemos que cualquier cuento de hadas debe empezar con un "Había una vez..." y terminar con los protagonistas felices y comiendo perdices. Pero para algunos, a la hora del colorín colorado este cuento se ha terminado, es cuando las cosas se empiezan a poner interesantes. Al menos, eso es lo que pensaron Adam Horowitz y Edward Kitsis, creadores y guionistas de Once U pon a Time, la más reciente contribución al revival de los cuentos de hadas que estrena Sony mañana, a las 21.

"Tenemos esta idea desde hace ocho años y cuando se la presentamos en ese momento a los canales, todos la rechazaron. Pero creo que fue en nuestro beneficio porque creo que los seis años que pasamos escribiendo Lost nos enseñaron a cómo contar mejor una historia", dice Horowitz y, a su lado, su socio creativo afirma el punto asintiendo. El dúo responsable de muchas de las líneas argumentales de la compleja Lost tomó la historia de Blancanieves como punto de partida para crear un mundo en el que los personajes de cuentos de hadas deben vivir fuera de ellos y más cerca de nuestra realidad. Así, todo comienza como en el cuento con una princesa y un príncipe enamorados y una madrastra malvada que quiere separarlos. Pero cuando la mayoría cerraría el libro, la serie recién comienza con una maldición creada por el siniestro Rumpelstilskin, que trasladará a todos los personajes del reino de fantasía al pueblo de Storybrooke donde Blancanieves, la reina y el príncipe viven rodeados de personajes salidos de los cuentos más conocidos, aunque el problema es que ninguno recuerda su verdadera identidad. Está claro entonces que Once U pon a Time irá un poco más allá de las otras ficciones que forman parte de la tendencia de utilizar a las historias de los hermanos Grimm como inspiración.

"Las películas Espejito, Espejito [que se estrena este jueves en la Argentina] y Blancanieves y el cazador [que llegará a finales de mayo] son versiones de ese cuento en particular; en cambio, nosotros incorporamos a muchos personajes de otros relatos. Grimm es una serie policial, algo muy distinto de nuestra historia que transcurre en una realidad peculiar, es una fantasía metida en un relato dramático. La idea es humanizar a todos estos personajes, aportarles verdad dentro de este mundo de ensueño y pesadillas", detalla Lana Parrilla, la actriz encargada de interpretar a la villana de la serie, la reina malvada de un lado del espejo y la alcaldesa de Storybrooke, del otro.

Aunque existan diferencias entre todas estas ficciones, lo cierto es que la coincidencia de sus estrenos llama la atención. Más allá del efecto contagio que suele afectar a las producciones tanto de cine como de TV en Hollywood, para los creadores de Once U pon a Time la tendencia tiene mucho que ver con la realidad.

"La Blancanieves original, la de Disney, se estrenó en 1937 durante la era de la depresión, y si mirás a tu alrededor, al mundo y al estado de la economía global, te das cuenta de por qué tanta gente elige rehacer los cuentos de hadas. Son relatos sobre la esperanza, hablan de la posibilidad de salir adelante en tiempos oscuros. En un momento, sos maltratada por tu madrastra y, al siguiente, vas al baile y tu vida cambia para siempre", afirma Kitsis, que, a pesar de estar entusiasmadísimo con este nuevo programa, todavía no se olvida de Lost y sus fanáticos. Para ellos, los creadores de esta serie escondieron pistas, guiños de aquella historia en ésta.

Por allí aparecen los famosos números desperdigados por Storybrooke y un personaje central en la trama de apellido Swan, como la primera estación de la iniciativa Dharma descubierta en la isla.

El mundo privado

"Estamos bastante influenciados por las versiones de Disney de los cuentos de hadas, pero no queremos hacer nuevas versiones de los cuentos, sino contar las partes que nadie conocía. Es muy interesante que para muchos los cuentos de hadas están filtrados por Disney, ésas son las imágenes que tenemos. Para nosotros, es un punto de arranque dramático, pero nuestra idea es transformar a los personajes de íconos a personas. Nuestra Blancanieves es una mujer real", cuentan las guionistas, que al escribir su historia siempre tuvieron en mente para interpretar a la bella princesa caída en desgracia a Ginnifer Goodwin, la más dulce de las esposas del polígamo de Big Love . "Nos dijeron que Ginnifer no tenía ganas de hacer televisión después del final de esa serie, pero igual tuvimos suerte porque leyó nuestra historia y decidió hacerla", sonríen Horowitz y Kitsis, que tuvieron la misma fortuna al conseguir que el escocés Robert Carlyle interpretara al misterioso Rumpelstilskin y al poderoso señor Gold, en las realidades paralelas que están en el centro del relato de la serie.

"Los personajes están buenísimos, pero lo mejor del programa es su historia, es genial. Todos creemos que lo sabemos todo sobre estos cuentos y sus protagonistas, pero no. No sabemos de dónde vinieron ni por qué son como son", se entusiasma Carlyle, que hace más de quince años llamó la atención de Hollywood -y del mundo entero, en realidad- al interpretar al sociopata Begbie en Trainspotting .

Con la tendencia de revisar cuentos de hadas en plena forma, de hecho ya se está grabando una nueva versión de La bella y la bestia - un reciclado del cuento y la serie que a final de los 80 protagonizó Linda Hamilton-, y otro policial que trascurre entre la realidad y la fantasía, Once U pon a Time es el únicodispuesto aponer en evidencia el mundo privado de esos personajes de libro que conocemos desde siempre. Aunque, según esta serie, lo bueno es que todavía nos queda mucho más por conocer.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.