Un gallo para Esculapio, la gran ganadora de los Premios Tato