Cine. Una aventura que se desinfla rápido