srcset

Piletas

10 piletas originales y en perfecta sintonía con su entorno

(0)
13 de febrero de 2019  • 17:11

La fabulosa terraza no podía tener mejor remate que una pileta ad hoc. El piso de Travertino, el azul de las venecitas y las sillas pintadas de turquesa le dan un aire mediterráneo. Foto: Daniel Karp

Sobre un deck y en línea con los límites que trazan la chimenea y la parrilla revestidas en piedra, esta pileta con jacuzzi permite contemplar el mar a través de una casa transparente. Es como una segunda playa, pero más reparada para disfrutarla incluso a la noche, con una lograda iluminación. Foto: Gentileza Juan Hitters

Esta pileta está revestida en venecitas blancas, que lleva el color del agua al verde antes que a un turquesa que aquí resultaría demasiado artificial. En armonía con el paisaje serrano y el proyecto paisajístico, hicieron un borde de ladrillos bien ancho. Foto: Daniel Karp

Excelente aprovechamiento de un fondo corto y alargado. La pileta elevada con baranda de vidrio laminado y pared revestida en espejo tiene dimensiones similares a la sección de césped con baldosones de hormigón y el de la pérgola de techo traslúcido que protege el juego de comedor para exterior. Foto: Daniel Karp

El solárium en forma de damero finaliza en una pileta levemente elevada que parece fundirse en la laguna. Un sector recibe sol pleno y el otro, recibe la sombra de los árboles. Foto: Javier Picerno

Una pileta recrea un paisaje paradisíaco en el fondo de una casa de Quilmes. Desde la orilla, comienza con un revestimiento arenado antideslizante y suave que representa la playa. La ilusión se completa con piedras grandes y pequeñas. Foto: Daniel Karp

Siguiendo las líneas de la galería de la casa y en uno de los extremos del jardín esta pileta es ideal para poner la mente en blanco y entregarse al ir y venir, largo tras largo. Terapia placentera y eficaz. Foto: Daniel Karp

Un declive suave y escalonado invita a entrar lentamente a esta pileta totalmente revestida en venecitas verdes y rodeada por muros de piedra ladrillo. Ubicada en lo alto de una loma, acompaña naturalmente al paisaje rústico y campestre. Foto: Ezequiel Escalante

La posibilidad de disfrutar el paisaje de campo desde una pileta que sale desde abajo del deck, suspendido 5cm sobre el agua, y que se extiende hasta una de las ventanas de la casa. Los bordes finos dan la sensación de un sinfín que se une con el río. Los jets hacen la experiencia más placentera tod Foto: Santiago Ciuffo

Sobre uno de los extremos del jardín, la pileta rodea parte de la galería. El sector bajo se prolonga un poco más hacia el fondo y luego continúa en un estanque. Foto: Javier Picerno

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.