srcset

Lifestyle

Antes y después. De oscuro taller textil a luminoso hogar de frentes vidriados

Josefina Serial De La Torre
Gloria Montanaro
(0)
5 de julio de 2020  

La reforma de un taller textil que pasó a vivienda familiar logró recuperar frescura con nuevos frentes vidriados y una afortunada convivencia de objetos del pasado.

La estructura que vemos en el "Antes" se restauró por completo, y hoy llena de luz pasillo de entrada con clásico revestimiento calcáreo que lleva a la cocina.
La estructura que vemos en el "Antes" se restauró por completo, y hoy llena de luz pasillo de entrada con clásico revestimiento calcáreo que lleva a la cocina. Crédito: Santiago Ciuffo

En María, la dueña de esta casa y de la marca de telares artesanales maria.a, subyace una vocación inquebrantable por revisar el pasado, por recuperar todo aquello que dejó una huella. Será el camino que trazaron sus estudios en psicología, que finalmente no se volcaron en un diván sino en su pasión por los muebles de época encontrados en remates y mercados. O en su oficio como creadora de textiles, que confecciona con técnicas antiguas de telar a mano.

Hace un año, María contrató al Estudio Mutar-conformado por Luciana Casoy, Lucila Ottolenghi y Natalia Kahanoff- para transformar en vivienda lo que desde 2002 había sido su taller. La edificación de comienzos de siglo XX se había ido transformando a lo largo del tiempo, pero aun así dejaba entrever muchos de los componentes originales que la habían cautivado desde un primer momento y que ella deseaba conservar. Cinco meses bastaron para que, en un proceso de diseño conjunto con el Estudio, se lograran coser 150m2 de volúmenes aislados y refrescarlos con grandes vitrales.

Una cocina que recibe

En la cocina está el comedor diario, que es donde se resuelven las comidas cotidianas en familia.
En la cocina está el comedor diario, que es donde se resuelven las comidas cotidianas en familia. Crédito: Santiago Ciuffo

Las ventanas y puertas de vidrio repartido pertenecían a la casa anterior de los dueños. Hicimos un trabajo de restauración minucioso para que coincidieran en los vanos que abrimos
Arquitectas del estudio Mutar

Las sillas y la mesa del comedor son herencia de su abuela Zuni, que la usaba todos los domingos para amasar pan y pastas. "Acá hago sus recetas junto con mis hijas. En la parte de abajo todavía hay un dibujo que hice con tiza a los 4 años. Estoy muy feliz de tenerla".
Las sillas y la mesa del comedor son herencia de su abuela Zuni, que la usaba todos los domingos para amasar pan y pastas. "Acá hago sus recetas junto con mis hijas. En la parte de abajo todavía hay un dibujo que hice con tiza a los 4 años. Estoy muy feliz de tenerla". Crédito: Santiago Ciuffo

La barra de la cocina solía ser el mostrador del antiguo taller de María y fue restaurado para protagonizar este espacio. "Sobre la tapa envolvíamos los textiles y objetos para regalo", recuerda.

Las lámparas, bochas de vidrio blancas que se repiten en diversos formatos a lo largo de la casa, fueron encargadas a Adrián Lew, un creativo del Mercado de las Pulgas.
Las lámparas, bochas de vidrio blancas que se repiten en diversos formatos a lo largo de la casa, fueron encargadas a Adrián Lew, un creativo del Mercado de las Pulgas. Crédito: Santiago Ciuffo

Corazón de terraza (aggiornado)

Además de ser un espacio verde, la terraza del primer piso conecta el estar y el comedor con los dormitorios. Un camino de madera pintada de blanco guía el paso entre ambos sectores.

Para acentuar la conexión con el afuera, se hizo una galería semicubierta con techo de policarbonato sobre columnas de hierro tubulares. En la estructura existente, abrieron los frentes macizos con ventanales de vidrio repartido para darle claridad al sector social.

Una vez más, las lámparas de Adrián Lew se presentan como elemento vinculante del interiorismo, con su sutil equilibrio entre modernidad y espíritu retro.
Una vez más, las lámparas de Adrián Lew se presentan como elemento vinculante del interiorismo, con su sutil equilibrio entre modernidad y espíritu retro. Crédito: Santiago Ciuffo

El living-comedor tiene el lujo de luz, vista y óptima ventilación, gracias al patio que lo rodea por un lado y al balcón que lo hace por el otro. Sin duda, tiene todos los elementos para convertirse en el ambiente más convocante de la casa, y más cuando se encienda la salamandra, con los primeros fríos.

Manta de puro algodón sobre el sofá y alfombra de yute con lino (maria.a).
Manta de puro algodón sobre el sofá y alfombra de yute con lino (maria.a). Crédito: Santiago Ciuffo

El balcón-terraza, que da a la vereda, también se protegió con un techo de policarbonato: todo lugar en contacto con el verde es un lugar de uso en esta casa.

María encargó la mesa ratona y la mesa de comedor a Carpintería Pampa.
María encargó la mesa ratona y la mesa de comedor a Carpintería Pampa. Crédito: Santiago Ciuffo

El living marca el sector más colorido de este gran ambiente dominado por el blanco y el marrón. Los espejos XL eran del salón de ventas a la calle de maria.a, antes de tener el showroom de hoy.

Manta de lino y algodón sobre las sillas de la cabecera (maria.a).
Manta de lino y algodón sobre las sillas de la cabecera (maria.a). Crédito: Santiago Ciuffo

El estilo de la casa refleja mi manera de ser y de moverme. Me apasiona ir a los mercados, meterme en lugares donde poca gente llega y sumergirme en ese mundo mágico en busca de objetos y muebles
María, dueña de casa y de la marca de textiles maria.a

El toilette es el único espacio de color oscuro. No se buscó fingir amplitud sino impactar.
El toilette es el único espacio de color oscuro. No se buscó fingir amplitud sino impactar. Crédito: Santiago Ciuffo

Las persianas blancas, que María encontró en una demolición en Navarro, se adaptaron como puertas para el toilette y una pequeña cocina auxiliar, siempre a la mano por si es necesario mantener las fuentes calientes.

Dormitorios guiados por la inspiración

La escalera que vimos más arriba conecta con este pasillo, que da a los cuartos. Para cerrarlos y darles intimidad utilizaron frentes de vidrio repartido restaurados. La maravilla de sus antiguos dibujos y colores tiene el realce que se merece contra las nuevas superficies blancas.
La escalera que vimos más arriba conecta con este pasillo, que da a los cuartos. Para cerrarlos y darles intimidad utilizaron frentes de vidrio repartido restaurados. La maravilla de sus antiguos dibujos y colores tiene el realce que se merece contra las nuevas superficies blancas. Crédito: Santiago Ciuffo

La alfombra forma parte de un nuevo proyecto de decoración, marroquinería, telar y calzado de María. "Mi relación con el telar comenzó investigando, en mis viajes al norte de nuestro país y a otras partes del mundo".

Luz natural: privilegio que atraviesa todo el hogar tras la reforma.
Luz natural: privilegio que atraviesa todo el hogar tras la reforma. Crédito: Santiago Ciuffo

"El respaldo de cama es un biombo que recogí de la calle, como muchas cosas que hoy forman parte de la ambientación".

El amor por los textiles también queda de manifiesto en el dormitorio principal.
El amor por los textiles también queda de manifiesto en el dormitorio principal. Crédito: Santiago Ciuffo

"Mi casa era mi local, mi segundo hogar. Acá pasaba muchas horas diseñando con un equipo maravilloso de gente. Mi hija más grande era bebé y se crió entre telas y tijeras".

Antes de que se mudaran, acá se ubicaba el taller. Cortinas de bambula (maria.a).
Antes de que se mudaran, acá se ubicaba el taller. Cortinas de bambula (maria.a). Crédito: Santiago Ciuffo

En el escritorio que ubicó en su cuarto, María diseña las telas que luego le envía a Esteban, su tejedor y amigo. "Hace 20 años que trabajamos juntos. Compartimos la misma pasión por el telar y lo artesanal".

Para subir desde el primer nivel, donde duerme la menor, hasta el entrepiso se utiliza una cajonera escalonada de pino Brasil.
Para subir desde el primer nivel, donde duerme la menor, hasta el entrepiso se utiliza una cajonera escalonada de pino Brasil. Crédito: Santiago Ciuffo

Esta habitación de tres niveles es compartida por dos hermanas. Para que cada una tenga su propio espacio, se realizó un entrepiso de madera que funciona como plataforma de encuentro. Desde ahí continúa el ascenso por una escalera vertical hacia el cuarto de la mayor, creado de cero con steel frame y revestido en el exterior con chapa trapezoidal gris grafito.

En el baño conservaron los calcáreos. Al lado, vista la puerta de entrada para despedirnos de la encantadora casa.
En el baño conservaron los calcáreos. Al lado, vista la puerta de entrada para despedirnos de la encantadora casa. Crédito: Santiago Ciuffo

En el baño respetaron la división original: en la primera parte, colocaron un lavamanos que los dueños traían de su casa anterior; en la segunda, una bañadera de loza que compraron en un mercado de antigüedades.

Qué se hizo

Planos del antes y el después
Planos del antes y el después

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.