Barajar y dar de nuevo: la moda juega a las cartas