Casi escondida. Una casa se despliega en tres pisos aterrazados para ver el mar