Cerveza, ese veraniego elixir del deseo