Opinión. Cuando la exposición online es un mensaje contradictorio y peligroso