De Relationshopping a Tinderella: los códigos del amor digital

Nos enamoramos, nos desencantamos y seducimos a través de las redes sociales: ¿cómo son los vínculos de a dos en la época de las apps y la inmediatez?
Nos enamoramos, nos desencantamos y seducimos a través de las redes sociales: ¿cómo son los vínculos de a dos en la época de las apps y la inmediatez? Fuente: LA NACION
Marysol Antón
(0)
21 de septiembre de 2019  

Aunque hoy se conozcan tantas parejas a través de una pantalla como cara a cara, hay ciertos axiomas que parecen mantenerse inmutables frente al paso del tiempo, mientras aparecen ansiedades relacionadas a los nuevos parámetros de vínculos que impone la tecnología. Así lo demuestra el informe "Love in the Digital Era", realizado por Havas, en el que el 80% de los encuestados dice que cree que el amor puede durar para siempre, presentando una gran discrepancia entre el cuento de hadas y la realidad digitalizada.

Al mismo tiempo, el informe que contempla la mirada de 17.500 prosumidores (léase: hombres y mujeres proactivos e informados que son los principales influyentes e impulsores del mercado) de más de 37 países, pone la lupa sobre las exigencias actuales y se encuentra con que nadie está dispuesto a conformarse con menos que "la persona correcta".

Por eso, ocho de cada diez encuestados piensan que es mejor tomarse su tiempo para encontrar la pareja adecuada, que comprometerse pronto con alguien con quien no se quedarían para siempre.

Frente a este panorama, hoy existen variadas formas de ver el amor. A saber:

El que no arriesga, no gana

Casi la mitad de los encuestados asegura (no sin cierta nostalgia) que tener citas era mucho más simple para las generaciones anteriores. A priori, este dato parece contradecir lo que, se supone, se lograría gracias a la multiplicación de aplicaciones con este fin... "Los contactos virtuales se basan en, primero conocer el perfil que incluye rasgos de personalidad, estado civil, hijos, parejas anteriores, gustos, fotos y mucho más. Esa primera data ayuda a armar un perfil mental con condimentos.

Por lo tanto, el flechazo es puramente racional y tiene como objetivo construir la primera impresión del interlocutor. En este sentido, el afecto, el amor, el odio o el rechazo, vendrán después cuándo se revelen otros aspectos de ambos y el vínculo tenga algún grado de compromiso" argumenta el sexólogo Walter Ghedin.

Amor eterno vs. eternamente citas

¿Cuán exigentes nos hemos vuelto? ¿La amplitud de oferta hace que dudemos más sobre las elecciones que hacemos? El 64% de los que participaron de este estudio aseguran que las aplicaciones han hecho a las personas más selectivas a la hora de decidir con quién salir. Mientras que, el 39% de quienes están en una relación, admite que a veces se pregunta si pueden encontrar una pareja mejor. Incluso, el 42% de los adolescentes confiesa coquetear en redes.

"Hay un concepto interesante denominado relationshopping, que pretende mostrar la manera en que nos estamos relacionando a través de Internet. Según esta conceptualización, las personas son productos que al igual que un par de zapatos, podemos ver y descartar hasta encontrar el que nos guste, no solo porque encaje y quede cómodo, sino porque me brinda 'felicidad visual'. Siguiendo este razonamiento nos encontramos con que la gran oferta, no solo de modelos en un solo local, sino en varios locales, genera mayor indecisión a la hora de comprar y una vez realizada la compra rápidamente surge el deseo de todos los otros zapatos que no he comprado y podría comprar" describe Federico Rinaldi, psicólogo y sexólogo.

Performance a prueba

En los tiempos actuales, las personas se han obsesionado con su sexualidad y están cada vez más pendientes de su rendimiento. Como consecuencia, el sexo se ha convertido en un semievento deportivo en el que las personas piensan en entrenar. Más de 4 de cada 10 personas están dispuestas a monitorear sus actividades sexuales y evaluar su rendimiento para mejorar su performance.

En palabras de la sexóloga Patricia Safadi, "si se busca ponerse a prueba es porque algo genera inseguridad sexual y no se encuentra la manera de conectar con las propias sensaciones".

Síndrome de "Tinderella"

Según Havas, las personas prefieren el juego al objetivo. Más de un tercio de los encuestados admiten estar más interesados en matchear que en conocer potenciales parejas y por eso no llegan a las citas. Es decir, encuentran placer solo en la aceptación virtual.

En cambio, una encuesta reciente realizada por BlindLove reveló que tomar un café (40%) es la mejor opción para quienes se encuentran en la vida real por primera vez. En segundo lugar, el 20% prefiere salir a cenar (sushi es la comida más elegida), un 12% va al cine y un 8% opta por un recital o evento.

Para Safadi, la necesidad de entablar primero una relación a través de las aplicaciones genera más ocasión para el "cachondeo" antes del encuentro sexual cara a cara. Esto hace bien, porque potencia el deseo sexual y la imaginación".

Coquetear es la clave

Desde el living de su casa o en el colectivo, con una pantalla todos pueden hoy predisponerse a seducir, pero esto no ha facilitado el alcance del romance. Tanto, que el 44% de los encuestados por Havas piensan que antes era más fácil enamorarse cuando el universo de las citas se reducía a grupos cercanos. Gracias a las nuevas tecnologías las distancias y los límites geográficos y sociales se han borrado. La Era del Coqueteo comenzó y parece no tener límites, incluso atraviesa todas las generaciones: uno de cada cinco baby boomers confiesa cortejar en las redes, mientras que casi una cuarta parte lo ha hecho por mensajes de texto o mails. Por su parte, los millennials suben el porcentaje de coqueteo virtual al 62% en Facebook, 32% en Instagram y 47% usando el teléfono.

"La idea de que es fácil ganar contactos con las apps puede influir en las parejas que no están sólidas o están pasando por alguna crisis vincular. La fantasía de que el otro puede estar buscando por las redes o la confirmación de esa "deslealtad" agrava la crisis, aunque no se haya concretado el encuentro real. Descubrir que el otro hace uso de las apps de citas tiene la misma repercusión emocional que la infidelidad en vivo y en directo" advierte Ghedin.

Los cuentos siguen vigentes

La noción del amor eterno es tan convincente que 4 de cada 10 personas prefieren permanecer en una relación no satisfactoria antes que estar solos. Y sin embargo, las probabilidades de encontrar un amor duradero nunca fueron más bajas. Las tasas de divorcio han aumentado prácticamente en todo el mundo y un estudio ha demostrado que la sensación de enamoramiento solo dura dos años. En este sentido, Rinaldi sostiene que "a pesar de que casi el 50% de las parejas que se casan se divorcian, no hay una merma en el deseo de estar con otro. Seguimos eligiendo la pareja, pero la idea del 'para siempre' dejó de ser lo habitual. El nuevo formato se presenta como un 'mientras tanto'".

Contigo a la distancia

Siguiendo con la idea de conocerse a través de apps y redes sociales "hay cada vez más casos de personas que mantienen una relación estando en distintos países. Adaptándose a eso, hay juguetes a distancia que son los más tecnológicos que tenemos en el mercado local, como los interactivos, que se controlan desde una app en el celular", cuenta Francesca Gnecchi, directora de Erotique Pink y periodista especializada en sexualidad y género. Así, la distancia se desintegra gracias a la tecnología y casos como éste, confirman la contradicción en la que vivimos hoy. Lejos es cerca y virtual no es real. ¿O Sí?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.