¡Déjense de escorchar con el descorche! Y otros temas.

Fuente: Brando
Los restaurantes porteños descubrieron el artilugio de los gastos extra para hacer más abultadas las cuentas de sus comensales. Cubierto, pan y servicio de mesa. Por Alejandro Maglione
(0)
16 de diciembre de 2010  • 18:51

Por Alejandro Maglione

Soponcio

Sinceramente me siento llamado a escribir sobre temas vinculados al interés de los y las lectores/as sibaritas, que no anden merodeando temas de los llamados pedestres o de escasa monta. Pero resulta que voy a un restaurante, pido la cuenta con mi mala costumbre de pagar por mi comida, y la casa me hace llegar una cuentita en la que, ANTES de que aparezca el primer consumo, ya, por el hecho de sentarme, en una comida que éramos 4 personas, debía $200…

¿Leyó bien? Cuando aspirando sales recupero el conocimiento y vuelvo a mirar la cuenta, efectivamente, debíamos 50 pesos por persona, sin siquiera haber probado un vaso de agua mineral.

Explicación

Todo en la vida tiene una explicación, y en este caso, la "cuentita" se encontraba recargada por un erróneo doble cobro del descorche de dos botellas de vino, que inútilmente le había preguntado previamente al dueño del lugar si no había inconveniente que las llevara, y agregué: "quisiera probarlas contigo para que me des tu opinión…". Ingenuo de mí, el dueño me dijo: "avanti", y luego nunca apareció por el restaurante para la prueba conjunta, y a cambio instruyó a su cajera que no dejara de cobrarme el descorche. Los otros montos que causaron mi espasmo, eran el difuso concepto "cubierto", que sigue invadiendo ilegalmente las cuentas de los restós locales.

Fuente: Brando
¿Vió que los adicionistas cuando terminan de sacar la tira correspondiente a su factura la "puntean" con su uña del dedo gordo, antes de dársela al mozo para que se la alcance, para controlar que no se han olvidado ningún consumo? ¿Puede ser que en ese prolijo control no haya advertido, en nuestro caso, que en lugar de $80 por el descorche de dos botellas (leyó bien) se le habían deslizado $160? Huummmm…..

¿Ilegal?

Si, resulta que, como ya conté alguna vez, existe una resolución vigente del área a cargo del amigo Moreno, que prohíbe poner cargos en las facturas de los restaurantes por fuera del costo de los platos. Esto impide las sorpresas que atentan contra la salud cardiovascular de la gente sensible de bolsillo, la víscera más sensible, según un afamado político. Usted puede hacer su propio cálculo de cuanto va a gastar con un error del más-menos el 10%, que siempre es mejor que uno del 100% o más.

La resolución se llevó puesto al laudo y otros adicionales que existían años atrás. Y la lógica es que si las cuentas se llenan de adicionales, pronto aparecerán (espero no estar dando ideas) conceptos como "aire acondicionado" si usted visita el restaurante en verano, y "calefacción" si lo hace en invierno. Luego vendrán los conceptos "plato caliente" donde se aplicó consumo de gas; o bien "helado" donde la actuación de un freezer posibilitó la textura de su postre elegido. Al fin y al cabo, son conceptos que aumentan significativamente los gastos fijos de cualquier establecimiento.

La cosa es simple

Los restauranteurs, que en promedio andan flojitos en buen cálculo de costos, cubren todas sus debilidades con estos cargos, más recargos absurdos en el precio de los vinos, en lugar de cargar todo, absolutamente todos los costos fijos en cabeza de cada plato en la proporción correspondiente. Justamente hablaba de esto con uno de los genios en hacer que un restaurante dé buenos resultados, que fuera el dueño primigenio de "Lola", don Miguel Grincajer.

La ineficiencia

El gran secreto de Miguel era el control eficiente de los gastos y evitar las picardías. Comentando esto con un gran cocinero joven, representante de lo que quieren llamar "nueva cocina española" o ya no sé que cosa, me contaba que por razones didácticas se había tenido que ausentar del día-día de su restaurante. Y que entonces, de manera "inexplicable", porque nadie le supo explicar porque sucede esto, vio que cuando atendían 500 cubiertos por semana, consumía 60 kgs. de pescado por semana. Ahora tiene 360 cubiertos y en su ausencia temporal, se consumen ¡90!

¿Ve a qué me refiero? Administro mal, ergo, que pague el cliente…Todo, todo, una gran pena.

La explicación II

Y nuevamente, cuando se habla con algún dueño amigo y se le hace notar el desagrado que producen estos cargos inesperados, la respuesta insólita es: "pero, el cliente no se queja…", siendo que la mejor queja que tiene el cliente es no volver a pisar el lugar, como hice yo. ¿Es posible que no manejen este elemental concepto comercial?

Conclusión

¡Quéjese! Patalee cuando le traen la factura llena de extras. Recuerde que la Secretaria de Comercio los prohíbe. Y llegado el caso, denúncielos por teléfono a Defensa del Consumidor. Y si todo esto le parece complicado, dígale a mozo: "no pienso volver, me siento estafado". De algo servirá, porque quiera que no, seguro que se lo comenta al dueño, y siempre de algo sirve, ¿o no?

Misceláneas balcarceñas. En un merodeo por Balcarce, en la provincia de Buenos Aires, almorzamos con amigos en el restaurant "Ruta 55" que queda en la avenida principal. Pocas veces, y hace mucho tiempo de la última vez, comí un bife de chorizo tan bien preparado, hecho con una carne de tan extraordinaria calidad. Otro tanto sucedió con un matambrito de cerdo que pidió otro de mis amigos. Además, recibimos una atención de parte del mozo Martín, de esas que uno desea recibir cada vez que sale a comer fuera de su casa. Eficiente, con una sonrisa constante en sus labios, y una preocupación constante por la satisfacción del cliente. ¡Bien!

Anduve visitando la fábrica de papas Mc Cain. Ya estaba harto de escuchar todo tipo de versiones sobre la verdadera factura de estas papas. Así que me disfracé de operario y espié todo el proceso. Metí manos en unas bachas donde caían recortes del proceso. Le confirmo: son papas hechas y derechas. 100% papas cortadas industrialmente, a las que luego se les hace un proceso de precocido, del que marchan a ser congeladas inmediatamente. Así que, en lo personal, me tendré que morder los labios antes de volver a llamarlas "papas automáticas". Gracias Diego López y Carlos Carlón por desasnarme.

Siempre en Balcarce, me di una vuelta por la fábrica de los alfajores Guolis. Volví a confirmar que logran una de las mejores propuestas que existen hoy en nuestro país. Además tienen tortas galesas y budines que no le van a la zaga. Isabel, mi médica, furiosa porque sus intentos porque baje de peso fracasan ante este tipo de tentaciones irrenunciables…

Miscelánea rosada: Sin duda que este verano será recordado como el año del vino rosado. Y los muchachos de Krontiras salieron con los tapones de punta con su Doña Silvina que dará que hablar a los pocos que lo consigan, porque es difícil, difícil hacerse de una botella de esta delicia. Sino llame a Alex Macipe o Martín Pérez Cambet, por ahí tiene suerte y ellos se lo consiguen.

Miscelánea de nueva etiqueta: Nieto Senetiner lanzó una nueva etiqueta: Emilia. Vinos de corte (una pena que lo denominen "blend" siendo que el vino se expresa mejor en castellano o francés, como el whisky lo hace en inglés…) Malbec-Bonarda o Chardonnay-Viognier. Muy interesantes. Y en su propuesta de varietales aparece su propuesta de Malbec Rosé, siguiendo la tendencia del mercado que le contaba antes.

Miscelánea espumosa: Bodegas La Riojana siguen empujando en el mercado, y acabo de degustar un espumoso en base de la cepa torrontés, que lo hacen dulce o brut, yo probé el primero, y debo confesar que me gustó mucho como aperitivo. La marca es Santa Florentina. Aseguran que usaron el método Charmat a la hora de elaborarlo y lo sacan con una graduación alcohólica muy amigable: 7 grados. Mi amiga Marcelita chocha.

Miscelánea restauranteur. En Belgrano R, la esquina de Delgado y Virrey Arredondo, encubre una propuesta gastronómica recomendable. Se llama La Prometida. Un lugar posmo, con dueña psiquiatra en ejercicio, Bibi, que ofrece comida esencialmente sana y bien preparada al mismo tiempo. Al fondo, tiene una panadería que vende al público los panes más ricos que se pueda imaginar. Recién hechos y 100% orgánicos. No se asuste si los clientes están en bermudas y sandalias, pelilargos y barbados: son todos trabajadores, hiper concentrados en sus notebooks, y ya le dije, la onda es posmo pero muy sabrosa. Déjese llevar.



Mantente al tanto de las actualizaciones de ConexiónBrando.com a través de Twitter. Seguinos en @ConexionBrando

Mirá estas otras notas relacionadas: ¡Déjense de escorchar con el descorche! Y otros temas. | A aguzar el ingenio con las ensaladas | Todos escribimos de gastronomía | Las buenas maneras ¿se perdieron? | Merodeo sibarítico por Balcarce, Necochea y San Cayetano | El tenedor: ¿pilar de la civilización Occidental? | Vermús y vinos quinados: todo sobre cómo tomar aperitivos | Cuatro chef que te devuelven el placer por la cocina | 5 restaurantes para probar la mejor comida china; agregá tu favorito | ¿De dónde viene la vieja costumbre de la sobremesa? | "El que sabe de gastronomía y vinos tiene más cultura" | Cómo elegir un aceite de oliva | Donato de Santis: las aventuras de un cocinero trotamundos | A la caza del asado perfecto | Museos con buenos restaurantes | Salí a comer con un vino bajo el brazo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.