Diario de paternidad: ¿los pedidos de un hijo son órdenes?