Lujo. Dom Pérignon Vintage 2004, el triunfo de un clásico