srcset

Paisajismo

El encanto de una posada con jardín botánico, bodega y una colección de 1100 cactus

Belén de Ancizar
(0)
5 de noviembre de 2019  • 15:30

Goyo Aráoz de Lamadrid y su esposa Ana se asentaron en San Javier, Córdoba, hace unos ocho años, para cambiar de estilo de vida. Sin embargo, no perdieron sus ganas de hacer y convirtieron su finca en bodega con viñedos propios, jardín botánico, una inmensa colección de cactus y hasta hostería, todo bajo el paisaje serrano cordobés.

Finca El Tala Hotel y Bodega tiene una impronta particular. Las casas están pintadas de colores estridentes -como rosa y violeta- que contrastan con el verde de las parras y las especies nativas del lugar, como los diferentes algarrobos, espinillos y los molles de beber. A eso se suma la majestuosidad de las Sierras de Comechingones, que dominan las vistas.

La piedra, la madera, las obras de arte y las vasijas norteñas son parte fundamental en la composición del diseño paisajístico.
La piedra, la madera, las obras de arte y las vasijas norteñas son parte fundamental en la composición del diseño paisajístico. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Cactus, piedras y pircas van cosiendo el lugar e invitan al recorrido. Aquí una escultura de un artista local, allá un sitio para sentarse, un estanque o un grupo de enormes vasijas norteñas. Las perfectas líneas arquitectónicas que dibujan los viñedos se destacan entre los pequeños montes nativos que fueron respetados.

Primero fue simplemente crear un nuevo hogar en un lugar diferente, rodeado de naturaleza y tierra fértil, un lugar lindo para vivir: las obras de arte, las vasijas, la primera parcela de malbec. "Me gustaba mucho invitar amigos y poco a poco, al sumarse más obras y proyectos, la gente quería venir a verlo", cuenta Goyo, alma máter del proyecto, quien tenía tras de sí una experiencia de 8 años trabajando como paisajista.

El estanque de la bodega, junto a un jardín de cactus que produce un efecto muy especial.
El estanque de la bodega, junto a un jardín de cactus que produce un efecto muy especial. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

El lugar se fue transformando en un sitio de interés para visitar y fue así que, además de su casa particular, surgió el jardín botánico, las casas de huéspedes que hoy son hostería, el restaurante, la pileta y la bodega.

La idea de la creación del jardín botánico nació a partir de la adquisición de una colección muy grande de cactus de un coleccionista de Jujuy y también de acuáticas. Con un grupo de agrónomos amigos y destacados asesores, armó su jardín para la conservación de las especies. Mandó a hacer un cactario con un herrero y artista local, con una representación del día de un lado -con cactus y lagartijas- y de la noche -el búho y la luna- del otro. Este invernáculo fue reemplazado hoy por uno mayor, de unos 150 m2, diseñado para las cactáceas, con mayor ventilación y luminosidad, donde habitan unos 1.100 cactus de 450 especies diferentes.

El cactario, hoy reformado y más grande aun, cuenta con una colección única de cactus, digna de visitar.
El cactario, hoy reformado y más grande aun, cuenta con una colección única de cactus, digna de visitar. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Izquierda: Una de las tres cabañas para huéspedes. Se encuentran separadas entre sí y cada una está rodeada de un entorno natural, lo que da lugar a una especial intimidad.Derecha: La familia Aráoz de Lamadrid entre los viñedos, que ya tienen 7 años y son transformados en sus propios vinos.
Izquierda: Una de las tres cabañas para huéspedes. Se encuentran separadas entre sí y cada una está rodeada de un entorno natural, lo que da lugar a una especial intimidad.Derecha: La familia Aráoz de Lamadrid entre los viñedos, que ya tienen 7 años y son transformados en sus propios vinos. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Los estanques son un leitmotiv del lugar y en total suman 18, todos ellos con nenúfares y lotos. También recurrentes y centrales son las obras de arte de artistas locales: el caballo y el ñandú en hierro de Roberto Lisazo, el dragón de Basilio Cheli, varias obras de materiales reutilizados de Laura Dillon, pinturas de Dolores Mendieta y los carrillones de Faustino Mascotti, afinados en escala pentatónica y que invaden de mágicos sonidos al ritmo del viento.

Los primeros viñedos tienen ya 7 años y se espera que en un par de años más ya estén en su pico de producción. La bodega es una de las últimas construcciones y fue inaugurada a fines de 2017. De líneas modernas, la entrada es a través de una gran escalinata entre canteros con piedras y cactus sobre arena de mica y generosos estanques. Una pasarela sobrevuela las aguas. Así, rodeados de una colección de magníficos cactus, se entra en la bodega que huele a taninos y madera.

La bodega es una de las últimas construcciones emprendidas por Goyo y Ana. El dragón realizado por el artista Basilio Cheli (Bachi) sorprende en el ingreso a la bodega.
La bodega es una de las últimas construcciones emprendidas por Goyo y Ana. El dragón realizado por el artista Basilio Cheli (Bachi) sorprende en el ingreso a la bodega. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

En 2018 abrieron la hostería, con cinco habitaciones. La encargada de agasajar a los huéspedes es Ana, que también se ocupa de los animales: gallinas, abejas y por supuesto perros. Allí organizan eventos gourmet y visitas al jardín y la bodega, que terminan con una degustación. Ya tienen un nuevo proyecto de charcutería o fiambrería para las visitas y desayunos de los huéspedes.

Sin embargo, no es un proyecto de explotación turística. Goyo y Ana abrieron las puertas de su casa por el entusiasmo que demostraba la gente al ver el jardín y las obras de artistas locales. "Queremos que la energía circule. Un poco nuestra misión es que se despierten los sentidos de las personas, por eso apostamos a lo lúdico, con los sabores de hierbas y vinos, con los perfumes, entre la belleza del paisaje local".

  • hotelybodega.com.ar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.