Empanadas y buena compañía, la exitosa fórmula del negocio de una argentina en Atlanta