En una foto. La obra colosal de Clorindo Testa

La estructura completa de la Biblioteca Nacional remite a los restos fósiles de un gliptodonte que fueron encontrados durante los trabajos de excavación.
La estructura completa de la Biblioteca Nacional remite a los restos fósiles de un gliptodonte que fueron encontrados durante los trabajos de excavación. Fuente: Archivo - Crédito: LN / Soledad Aznarez
Claudio Larrea
Cecilia Acuña
(0)
16 de junio de 2020  

Uno de los grandes méritos del arquitecto Clorinda Testa en la construcción del actual edificio de la Biblioteca Nacional es la manipulación plástica y estética de un material indiferente y frío como el hormigón armado. El destacado profesional diseñó la obra bajo los términos del brutalismo, un estilo que surgió a mediados del siglo XX, caracterizado por el uso de escalas monumentales resueltas bajo criterios morfológicos y orgánicos.

El resultado se aprecia en la expresividad de los enormes volúmenes suavizados con curvas y oscilaciones que dialogan entre sí para convertirse en seres de cemento que, tal como lo hace la estructura completa, remiten a los restos fósiles de un gliptodonte que fueron encontrados durante los trabajos de excavación. Testa tomó al animal prehistórico como una de sus inspiraciones para alzar la obra y tratarla como a un ser vivo de hormigón. De la misma manera, esta fotografía "Paquidermo", finalista en el Salón Nacional de Artes Visuales en 2015, remite a figuras de la fauna extinguida.

Esta fotografía "Paquidermo", finalista en el Salón Nacional de Artes Visuales en 2015, también remite a figuras de la fauna extinguida.
Esta fotografía "Paquidermo", finalista en el Salón Nacional de Artes Visuales en 2015, también remite a figuras de la fauna extinguida. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

El edificio se levanta sobre la barranca que ocupa la manzana de Las Heras, Libertador, Agüero y Austria, donde hasta 1958 se encontraba el Palacio Unzué, que fue la residencia que habitaron Perón y Evita durante su presidencia. Después de la Revolución Libertadora de 1955, Aramburu, quien estaba al frente del gobierno, resolvió demoler la casona por tratarse de un símbolo vinculado con el peronismo.

Si bien en 1962 la obra de la biblioteca fue adjudicada al estudio de Testa, recién en 1971 comenzó la construcción que, tras años de suspensiones y demoras, fue inaugurada en 1992. Junto con la expresividad orgánica del hormigón, otro de los grandes valores del edificio es su integración con el espacio verde que lo rodea, que funciona como una extensión al aire libre del ámbito de los libros.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.