Fiebre del running. "Correr un maratón no es un acto de heroísmo"

Crédito: FB Maratón de Buenos Aires
Jimena Barrionuevo
(0)
13 de septiembre de 2019  • 16:58

Cuando queda menos de una semana para la gran prueba de atletismo con más convocatoria dentro de los eventos que propone el calendario runner en América Latina, miles son los argentinos que se preparan para recorrer los 42.195 km que separarán la línea de largada del arco final en el circuito que comenzará a las 7 a.m. en Av. Figueroa Alcorta 7000 el domingo 22. Y, a pesar de los antecedentes que advierten sobre la necesidad de tomar recaudos que protejan la salud, la fiebre por el maratón vuelve a aparecer en escena.

"La fiebre del maratón tiene su lado positivo y negativo. Desde lo positivo podría decir que no hay nada mejor que se ponga de moda realizar actividad física y se cree conciencia al respecto. Hoy vivimos una realidad donde cada vez es mayor la cantidad de sedentarios y sabemos lo malo que eso resulta para la salud en general. Desde lo negativo, podría mencionar las fallas que hay aún en la información, en los controles y en la regulación de situaciones prevenibles. Que una persona pueda anotarse en una carrera sin un apto físico labrado por un profesional, es solo la punta de un gran problema que debemos mejorar entre todos. De todos modos, quienes tienen planeado correr un maratón, deben entender que lo importante es disfrutar del proceso. Correr un maratón debe ser consecuencia de una buena preparación; no un desafío hacia la vida, ni una forma de poner en riesgo la salud", sentencia Alejandro García, médico deportólogo y embajador de G-SHOCK.

Lesiones musculares (tendinitis, contracturas, desgarros, lumbalgias y esguinces), síntomas de deshidratación y riesgo cardíaco son algunas de las posibles complicaciones a las que se puede enfrentar una persona que no cuenta con la preparación adecuada para correr un maratón. "Cuando el tiempo y la progresión del entrenamiento no son los adecuados, se resienten las articulaciones de carga y el aparato locomotor en general ya que en la carrera intervienen miembros superiores, inferiores y tronco. Como si fuera poco, el exceso de sobrecarga genera mayor presión en las articulaciones de la carga y ello lleva a mayor desgaste. Las articulaciones más comprometidas son así las rodillas, las caderas, los tobillos y la columna lumbar", explica el Dr. Jorge Cupito (MN 71122), médico traumatólogo de los Centros de Diagnóstico DIM.

Eso no es todo. El corazón, obligado a generar un aumento del volumen de sangre que expulsa con cada latido, también puede verse afectado. "Si la persona tiene alguna predisposición genética o patología de base no controlada, se pueden dar consecuencias graves si no ha tenido una revisión médica previa al inicio de la actividad. Aquellos con antecedentes de patologías cardíacas congénitas, genéticas o familiares pueden presentar arritmias, eventos cardiovasculares (infarto agudo de miocardio), síncopes y hasta muerte. Por eso, siempre se sugiere una revisión médica ante el inicio de una actividad física para detectar condiciones predisponentes a una muerte súbita u otras complicaciones de diferentes cardiopatías que puedan agravarse en la práctica deportiva, más aún si es competitiva", aclara Jimena Gambarte (MN 118394), médica de la sección Deportología del Servicio de Cardiología del Hospital Alemán y Coordinadora de Unidad Coronaria.

La planificación, fundamental

Oscar Ojeda es profesor de educación física y entrenador de atletismo. Con más de 20 años de experiencia en el deporte, recuerda su primer maratón con un sabor amargo. Confiesa que, aunque estaba entrenado, subestimó la distancia y pagó un alto precio. Recién en 2005 pudo obtener un resultado con el que se sintió satisfecho. "En ese entonces ya entrenaba con Oscar, el Indio Cortínez, sabía qué era un fondo largo, sostener un entrenamiento y también estaba mentalmente preparado. Hice 3 horas 36 minutos. Y de ahí en más empecé a entrenar para correr debajo de las tres horas. No fue fácil, recién en el 2006 pude hacerlo", recuerda el atleta que hoy dirige Az Running Team, con sedes en diferentes puntos de la ciudad y provincia de Buenos Aires.

"Lamentablemente la fiebre por la maratón implica que muchos no midan las consecuencias. Por eso, preparar la distancia de forma deficiente no solo puede dar como resultado una mala carrera, una mala experiencia y convertir en tortuoso algo que no debería serlo. Incluso puede ser que deje lesiones crónicas. Correr un maratón no es un acto de heroísmo, ni se trata de colgarse la medalla y subir la foto a las redes sociales".

García va en la misma línea. Cuando el ejercicio es extenuante y mal dosificado (en términos de cantidad e intensidad) se genera un estímulo exagerado del musculo que puede provocar una lesión más grave en el mismo y un colapso general. "El corazón, el riñón, el sistema nervioso, los pulmones y demás órganos que componen nuestro organismo no alcanzan para compensar el sobre estímulo que se generó por la actividad física. Por eso es importante que cuando alguien empieza a hacer algún tipo de actividad, lo haga de a poco y bien asesorado", asegura el médico.

Las competencias se adaptan a la demanda de un público que crece año a año. Tiempo atrás, los horarios de corte de carrera antes eran de cinco horas, después se extendió a seis y actualmente son de ocho. La pregunta es ¿todos están preparados para correr? "Los 42k representan una distancia muy alta como primer objetivo. Lo que se hace es empezar con distancias menores (5/10/15k y media maratón 21k 097.5 mts). Es fundamental tener una muy buena preparación, y esto a veces puede llevar de dos a tres años. Lo ideal es ver cómo responde el organismo en las distancias menores", asegura Adrián López, Head Coach y Coordinador de los Running Team de New Balance.

La salud antes que la foto

Oscar Ojeda corrió 17 maratones de calle y 4 de montaña.
Oscar Ojeda corrió 17 maratones de calle y 4 de montaña.

En los Juegos Panamericanos de 2015 de Toronto, Canadá, el marplatense Mariano Mastromarino tenía un objetivo: correr los 42k por debajo de las 2h17m. Sin embargo, minutos antes de la largada, en una charla con su entrenador Leonardo Malgor, decidieron cambiar de estrategia. El recorrido era exigente, el clima no acompañaba y se propusieron ir por otro objetivo. Mastromarino estuvo último en la largada y cruzó la primera de las cuatro vueltas en el puesto 14. Promediando el km 30, se encontraba en el puesto 7. Y ya en el km 40 el atleta le sacó 12 segundos al mejicano Vargas y así pudo obtener la medalla de bronce. Un cambio de ritmo estratégicamente pensado, lo llevó al podio.

Dos pilares muy importantes que se buscan en el atletismo son la progresión y la constancia. Y, cuando el trabajo está enfocado en el largo plazo, los expertos en la materia suelen comenzar con un test en 10k para evaluar las posibilidades de entrenamiento de esa persona. "La preparación de un maratón debe ser en forma consciente, escalonada con lo que respecta a distancias e intensidades, sin superar un incremento de distancia del 10% ni de 64 km semanales. No es lo mismo aquella que empieza desde una inactividad absoluta que otra que lleva más tiempo de entrenamiento. Toda persona debe experimentar carreras de 10k y 21k en varias oportunidades, ya que dichas distancias nos preparan al reto de mayor jerarquía en distancias de calle. Estas carreras de menor distancia permiten conocer cómo va nuestro entrenamiento como también reconocer los posibles síntomas que podemos presentar", agrega Gambarte.

Ojeda es enfático en cuanto a los tiempos. "Yo diría que si una media maratón te proyecta para correrla en dos horas y media, ese número está hablando de hacer una maratón de seis horas y, a mi criterio, esa persona no está lista para correr 42k. ¿Por qué? Porque es mucho tiempo para sostener un esfuerzo y, ese esfuerzo provoca micro lesiones en el organismo que van a costar muchísimo recuperar". Es que hay tres tipos de recuperaciones: respiratoria, muscular (entre 20 y 30 días) y celular (4, 5 y hasta 6 meses de recuperación). Los atletas de elite que solo se dedican a esto tienen tiempos de recuperación que otros no tienen. Entre otras herramientas a su favor, una hora de elongación por día, descanso de entre 8 y 10 horas. Su vida entera está enfocada en entrenar y recuperarse", agrega el entrenador.

Los especialistas coinciden en que falta crear conciencia sobre la importancia de una buena preparación y que la misma sea llevada adelante no solo con un entrenador calificado sino por un grupo inter y multidisciplinario que se encargue de ayudar al maratonista a preparase. "A menudo nos encontramos con preparadores físicos aconsejando sobre nutrición o suplementación sin más información que su experiencia personal, o a especialistas en nutrición haciendo lo mismo con la actividad física. Que los profesionales entiendan la importancia de trabajar en conjunto y respetando el rol de cada uno es importantísimo para poder informar de forma adecuada a las personas que depositan su confianza en nosotros y quieren prepararse para un evento tan importante como un maratón", agrega García. Pero lo más importante es el enfoque en la prevención.

Los que han recorrido el camino saben de qué se trata. "El maratón es sinónimo de perseverancia, de lucha, de compromiso con un objetivo. Son años y años de sumar kilómetros, fortalecimiento y hábitos saludables. El maratón es la vida misma, se pasa por momentos muy difíciles, donde quizá uno sienta que no puede levantar las piernas, y otros estarán llenos de alegría, emoción. Pero cuando cruzás la meta sentís una sensación inexplicable, ya no sos el mismo y ", concluye Ojeda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.