srcset

Hipódromo Argentino. Imágenes de una joya inspirada en la Belle Époque

Cecilia Acuña
(0)
1 de octubre de 2019  

Fue uno de los primeros lugares en los que se mezclaron todas las clases sociales. Hacia fines del siglo XIX, las carreras de caballos eran uno de los principales atractivos colectivos de los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires. Cuentan que el día de su inauguración, el 7 de mayo de 1876, alrededor de 10.000 personas pudieron ver la primera largada sobre la pista que hoy lleva 143 años siendo testigo de la historia del turf argentino. El Hipódromo de Palermo fue un verdadero suceso para la sociedad de la época. Allí, el hacendado más adinerado de Argentina podía cruzarse con un trabajador raso que iba a apostar lo poco que podía sacar de su sueldo.

La entrada principal, de estilo neoclásico.
La entrada principal, de estilo neoclásico. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

La primera versión del hipódromo fue de estilo victoriano. La tribuna principal era la única protagonista y estaba construida con madera y metal con techo de zinc, y duraría solo unas tres décadas en pie. El espíritu de la Belle Époque iba a transformarlo todo entre 1908 y 1912 cuando los directivos de la institución, en manos del Jockey Club, se dejaron encantar por las líneas del neoclásico francés y decidieron convertir al edificio en lo más parecido a un palacio.

En sus orígenes fue un edificio débil de madera y metal. Luego reconstruido bajo la inspiración de la Belle Époque.
En sus orígenes fue un edificio débil de madera y metal. Luego reconstruido bajo la inspiración de la Belle Époque. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Escultura "Diana cazadora".
Escultura "Diana cazadora". Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Para las reformas contrataron al arquitecto francés Louis Faure Dujarric, que había construido el court central de Roland Garros. Se reemplazó la madera y el metal por cemento y se hizo hincapié en la expresividad de las líneas rectas y en la mínima ornamentación bidimensional.

En la actualidad, conviven el turf con eventos culturales y gastronómicos.
En la actualidad, conviven el turf con eventos culturales y gastronómicos. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Vista exterior de la primera tribuna, de 1876.
Vista exterior de la primera tribuna, de 1876. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

En 1912 se inauguró la confitería La París -donde hoy funciona una cervecería artesanal- que continúa el diálogo con el neoclásico francés. La tribuna Paddock, que se encuentra hacia el lado de la avenida Dorrego junto a la Redonda de exhibición, había sido construida hacia finales del siglo XIX mientras que las otras dos se agregaron recién a partir de 1940.

Panorámica de la pista desde la Tribuna Oficial.
Panorámica de la pista desde la Tribuna Oficial. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Tribuna construida en 1940.
Tribuna construida en 1940. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Como detalle ultraparisino, Dujarric hizo traer dos réplicas de los caballos de Marly, cuyos originales se encuentran en el Louvre, para colocar en el court de entrada de la obra custodiándola.

Réplicas de los caballos de Marly, cuyos originales se encuentran en el Louvre.
Réplicas de los caballos de Marly, cuyos originales se encuentran en el Louvre. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Se trata de una corriente naturalista, despojada, que se relaciona directamente con la llegada de Carlos Thays, el famoso paisajista francés que fue contratado para abrir un pulmón verde en la ciudad.

La pista principal tiene 2.500 metros de largo, está compuesta por arenilla, limo y arcilla y posee un sistema de drenaje que hace posible que los caballos corran en todas las condiciones climáticas. El suelo, además, es controlado periódicamente por el Instituto Técnico de Minerales (Intemin).

La pista posee un sistema de drenaje que hace posible que los caballos corran en todas las condiciones climáticas.
La pista posee un sistema de drenaje que hace posible que los caballos corran en todas las condiciones climáticas. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

En los 50, cuando el hipódromo pasó a manos del gobierno, se introdujeron por primera vez a las jocketas. En 1978, Marina Lezcano fue la primera jinete mujer en ganar la cuádruple corona: el Gran Premio República Argentina, el Pollas, el Selección y el Nacional. Los cuatro derbies siguen siendo los más importantes en el calendario del turf.

Desde fines del siglo XIX, las carreras de caballos son uno de los atractivos de Buenos Aires.
Desde fines del siglo XIX, las carreras de caballos son uno de los atractivos de Buenos Aires. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Asesoramiento: Federico Wechsler, guía oficial del Hipódromo de Palermo, que forma parte del grupo de guías turísticos buaiwalk.com

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.