Prevind

01:15
Video
(0)
18 de septiembre de 2019  • 11:18

Los establecimientos que desarrollan actividades con distintos características , sea por la cantidad de público presente, por las características del mismo (personas discapacitadas, ancianos, niños), las características del inmueble o el tipo de actividad, deben contar con un Sistema de Autoprotección, por lo que se vuelve fundamental adoptar un plan integral de seguridad.

Desde que el año pasado por decreto 51/2018 entró en vigencia en la Ciudad de Buenos Aires la Ley 5920/2018, todos los establecimientos públicos y privados en los que se desarrollan actividades están obligados a presentar un Sistema de Autoprotección para situaciones de emergencias por incendios, catástrofes, inundaciones, etc. Este año, los controles se intensificaron en toda la ciudad y hubo muchas clausuras. Pero más allá de la necesidad de adecuarse a la legislación para evitar cierres y multas, la prevención es una tarea de suma importancia en los que respecta a evitar riesgos y daños sobre bienes y personas. Por eso, hoy lo mejor es adoptar un plan integral que comience con un diagnóstico preventivo.

Desde Prevind, una empresa con más de 35 años de trayectoria en el sector, recomiendan un servicio de seguridad integral contra incendios que consta de seis pasos.

"Este año agregamos a nuestros servicios el diagnóstico preventivo, que determina el estado de situación de seguridad de un establecimiento en relación a cuestiones seguridad edilicia ejemplo: medios de escape para una correcta evacuación de las personas en caso de emergencias y/o siniestros, sistemas de incendio operativos y con adecuada conservación, luces de emergencia, puerta a tierra, mantenimiento de fachada, etc" detalla Jorgelina Rossi, Gerente General de la compañía.

El Diagnóstico Preventivo se suma al ya mencionado Sistema de Autoprotección, el servicio que a partir de la entrada en vigencia de la ley 5920 cobró enorme importancia. La legislación discrimina los establecimientos según la complejidad de la actividad que en ellos se desarrolla y según la superficie cubierta en tres grupos. Y cada uno tiene requisitos propios. Para cualquiera de ellos, Prevind desarrolla el plan, confecciona los planos y organiza los simulacros, entre otras tareas exigidas por la normativa.

Los otros pasos que forman parte de este plan integral tienen que ver con las instalaciones fijas contra incendios, las obras que sean necesarias, el mantenimiento de los extintores y el entrenamiento avanzado. Para este último servicio, que consiste en prácticas de lucha contra el fuego, Prevind cuenta con un moderno software de simulación que muestra cómo se propaga el fuego y cómo debe realizarse una correcta evacuación ante un siniestro.

Un punto no menor que surge a partir de la nueva legislación es la cadena de responsabilidades ante un siniestro. Según la norma, la responsabilidad respecto al cumplimiento de las acciones y las medidas que establece la ley es de los titulares o explotadores de los establecimientos o de sus representantes legales. Estar al día con el Sistema de Autoprotección contribuye a no tener que responder judicialmente o con el patrimonio ante un eventual incendio.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.